5 errores que cometes al usar papel higiénico y que son riesgosos para tu salud, el hogar y el medio ambiente

Con el aporte de algunos expertos, te mostramos cuáles son los errores al usar papel higiénico, que indudablemente son riesgosos para tu salud, para el buen funcionamiento de las cañerías y para el medio ambiente

Cuáles son los errores al usar papel higiénico que podrías cometer.

Ten cuidado con los tipos de papel higiénico que vienen en presentaciones gruesas o perfumadas, porque más que un beneficio, representan un daño. Crédito: Shutterstock

Según expertos en salud pública, el hecho de limpiarte con papel higiénico puede ser muy nocivo, pero esto no implica que el producto vaya a desaparecer de los baños. Sin embargo, hay errores en la fabricación, en tu decisión al comprarlo y en el uso que le das en tus visitas al sanitario.

Con el aporte de algunos expertos, te mostramos cuáles son estas fallas que indudablemente son riesgosos para tu salud y para el buen funcionamiento de las cañerías. Apúntalos y corrígelos:


5 errores que estás cometiendo al usar papel sanitario

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter


Demasiado acolchado

1

Existen una gran cantidad de presentaciones de papel higiénico, y entre esas están los gruesos o “superacolchados”, de varias capas. Y aunque estos ofrecen mayor “comodidad” a la hora de limpiarte, realmente no son recomendables.

Tom Nolan, coach de bienestar en el hogar y fundador de AllStar Home, asegura que esta clase de papel higiénico podría “provocar obstrucciones en el sistema séptico”.

El experto dice que al ser más grueso, absorbe mayor cantidad de agua, por lo que tardará más en descomponerse en las tuberías. También debes saber que no todas las salas sanitarias están preparadas para “tragarse” el papel higiénico.

“Si bien el uso de papel de una o dos capas se considera menos lujoso, es una de las mejores cosas que puedes hacer para mantener su inodoro funcionando correctamente”, asegura Tom Nolan.


Usar mucho papel

2

Está bien que no tomes una sola hoja de papel higiénico para limpiarte, corriendo el riesgo de ensuciarte, pero tampoco es recomendable que uses más cantidad de la que realmente necesitas.

Según Mitch Kenney, director ejecutivo de Sveagle Plumbing, además de ser nocivo para el medio ambiente, podría obstruir tus cañerías.

“Sobrecargar el inodoro con demasiado papel higiénico aumenta el riesgo de obstrucciones, lo que puede ser inconveniente y costoso de arreglar”, explica.


Usarlo con mucha fuerza y en dirección incorrecta

3

Limpiarse con demasiada fuerza podría provocar lesiones menores en la zona íntima, advierte Randall Higgins, farmacéutico y especialista en cuidado de la piel de Good Glow.

“Un toque ligero y acariciante es esencial, ya que el vigor podría introducir microdesgarros en la piel perianal. Un pequeño error, pero con potencial de malestar a largo plazo”, explica el experto.

También enfatiza en lo vital que es limpiarse de adelante hacia atrás, porque “es una medida protectora”. Esta técnica evita que en la zona genital se alojen “intrusos bacterianos”, que podrían venir desde la región anal.


Usar papel higiénico con químicos

4

Entre la gran variedad de papeles higiénicos que venden en el mercado, hay unos que están perfumados. Pero detrás de ese agradable olor, hay una gran cantidad de químicos y colorantes que los expertos aseguran que son recomendables para la zona íntima.

Así lo confirma la doctora Catherine Rall, dietista registrada que trabaja con la empresa de bienestar vaginal Happy V. Además de picazón e inflamación, estos químicos también podrían causar afecciones como la candidiasis (infección vaginal por hongos).


Arrugarlo en lugar de doblarlo

5

Algunos expertos sugieren que está mal arrugar el papel higiénico, en lugar de doblarlo elegantemente.

Esto debido a que al doblarlo se reduce la probabilidad de olor y es más higiénico, y también es más sencillo regular la cantidad de papel que necesitas, para no usar ni muy poco ni demasiado.

Si arrugas el papel higiénico que cortaste y lo usas dos veces, hay más posibilidades de que te toques la zona íntima con una zona que ya está manchada.

Con tan solo ajustar algunos cambios a la hora de utilizar el papel higiénico, podrías cuidar de tu salud e incluso la de tus bolsillos. Al ser un producto que se emplea en el baño, lógicamente es de uso delicado.


En esta nota

prevención de enfermedades
Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain