Si mi pareja quiere tener un hijo y yo no, ¿debiera terminar la relación?

Tener hijos debe ser un objetivo en común, para muchas personas actualmente no tener hijos, puede ser un “no negociable”, por esa razón expertos recomiendan que antes de iniciar una relación que tiene planes a futuro lo mejor es conversar sobre este tema y decidir en pareja qué hacer

Cuán cierta es la crisis de los 7 años en las parejas

Es importante para la relación, plantearse cuáles son los objetivos, planes o expectativas que se tienen a futuro. Crédito: Shutterstock | Shutterstock

Parece que en los últimos años el concepto de familia ha trasmutado, y expertos aseguran que la maternidad o paternidad ha pasado a un segundo plano en la pareja, anteponiendo otros planes y prioridades por encima del querer tener hijos. Sin embargo, esto no sucede en todas las relaciones, por ende es importante tener esas conversaciones difíciles antes de decidir vivir con alguien.

No todos están dispuestos aceptar una responsabilidad tan grande como la de traer un hijo al mundo. Aunque aún existen personas que sienten la necesidad e ilusión de tener descendencia, en este caso, es trascendental para la relación, plantear cuáles son los objetivos, planes o expectativas que se tienen a futuro.


Expertos aseguran que los hijos no son el único pilar fundamental de una relación, ni tampoco un requisito para sostenerla a largo plazo. Pero el hecho de imposibilitar a uno u otro el deseo de ser padre, puede generar un fractura de la relación.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

El doctor en psiquiatría José Luis Carrasco, director de la Unidad de Personalidad de Blue Healthcare Mind, señala que la pareja debe ser un proyecto común y a pesar de las diferencias que pueden suscitarse en diversos temas, los hijos no son, ni deben ser un requisito obligatorio para la permanencia de la misma en el tiempo.

Carrasco recomienda en estos casos hablar sobre el tema, exponer las razones por las cuales, no se desea tener hijos y si la pareja lo desea llegar a un acuerdo. Es importante tener en cuenta que la decisión de tener un hijo no debe ser tomada desde el impulso, hay que evaluar si realmente ese es el paso que se quiere dar.


Cuando plantearse la ruptura

Para tener este tipo de conversaciones difíciles con la pareja, lo primero que se debe hacer es no juzgar al otro, tratar de entender las razones por las cuales no quiere procrear. La empatía y el respeto son claves en este tipo de diálogos.

Si al exponer el caso, no hay vuelta atrás y los planes de pareja comienzan a tomar rumbos distintos, lo mejor es plantearse la ruptura. Intentar ceder o complacer a la pareja con tener hijos, sin desearlo a la larga traerá problemas en la relación, se sentirá mucha frustración y terminará socavando el proyecto de vida juntos.

Es importante en estos casos, hablar con algún especialista que les de las herramientas para manejar esta situación de la mejor manera. Tener hijos debe ser el deseo de ambos, las decisiones de la pareja nunca debe ser tomadas por una sola parte, es posible llegar acuerdos bajo el respeto y la comunicación.

Te puede interesar:


En esta nota

relación de pareja
Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain