5 señales corporales que delatan a un mentiroso

En una conversación cara a cara más del 65% de la información es comunicación no verbal y esta puede delatar a un mentiroso, te decimos cómo

delatan a un mentiroso

Lo conveniente para los honestos e inconveniente para los mentirosos es que la comunicación no verbal es parte de un proceso inconsciente que no pasa por el mismo filtro de las palabras. Crédito: Shutterstock

A todos nos gustaría tener el superpoder para detectar cuando las personas nos están mintiendo, una especie de radar interno que advirtiera: “¡Alerta! Mentiroso”. Pero más allá del deseo en vano, la naturaleza humana sí te puede dar señales no verbales de que alguien está mintiendo.

Albert Mehrabian, profesor emérito de Psicología en la Universidad de California, Los Ángeles, descompuso en porcentajes el impacto de un mensaje. Señaló que 7% de lo que decimos es verbal, 38% vocal (en referencia al tono, los matices y otras características) y un 55% señales y gestos.

Mehrabian expuso que el componente verbal se utiliza para comunicar información y el no verbal para comunicar estados y actitudes personales.

Adicionalmente, afirma que en una conversación cara a cara el componente verbal es de un 35% y más del 65% es comunicación no verbal.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Lo conveniente para los honestos e inconveniente para los mentirosos es que la comunicación no verbal es parte de un proceso inconsciente que no pasa por el mismo filtro de las palabras. Entonces, en consecuencia la disposición y actitud de un mentiroso puede hablar más fuerte que lo que quiere decir.

Estas son las 5 señales corporales que delatan a un mentiroso:

Mira sus pies

1

Cuando presumen que alguien te está mintiendo, mira sus pies y nota si hay movimiento excesivo o los golpecitos que son una buena señal de que alguien podría estar distraído con sus propias mentiras.

Además, si uno de los pies o ambos apuntan hacia otro lado repentinamente, a menudo es un indicio de que la persona quiere huir o está a punto de disimular con sus palabras, advierte a Best Life el psicoterapeuta James Miller.

La persona busca cuidar más de su apariencia

2

David Clark, abogado de más de 35 años y socio de The Clark Law Office, dice que hay que tener especial cuidado con la inquietud de un mentiroso en relación con su apariencia.

Aseguró que hay dos ajustes de apariencia comunes cuando las personas mienten: pueden usar un pañuelo para limpiarse constantemente el sudor de la cabeza o si tienen el pelo largo, tienden a alborotarlo y peinarlo hacia un lado. “La gente hace esto porque se distrae de sus mentiras”, dice Clark.

¿Te miran a los ojos?

3

Normalmente a un mentiroso se le hace muy difícil mantener el contacto visual con su interlocutor.

Si deja de hacer contacto visual, es una señal de que la persona sabe que está mintiendo y está reduciendo la culpa en su mente al mirar hacia otro lado”, explica el abogado.

Asimismo, puedes notar el lado al que miran. Si la persona a la que le preguntas algo es diestra y mira hacia la izquierda, es una señal de que está tratando de acceder a su memoria.

No obstante, si la misma persona diestra mira hacia la derecha, están accediendo a la porción imaginaria de su cerebro y probablemente estén en el proceso de crear una mentira. Ocurre lo opuesto con los zurdos.

Observa si su cuerpo está tenso

4

El cuerpo es un gran delator de las mentiras en general. Mentir genera estrés y en consecuencia contracción.

Joni Ogle, trabajadora social clínica con licencia y directora ejecutiva de The Heights Treatment, dice que esto generalmente hace que alguien cruce los brazos o las piernas, lo que los hace parecer más pequeños e incómodos.

Asimismo, los hombros naturalmente giran hacia arriba y hacia adelante, y la distancia entre el hombro y la oreja se acorta.

Su lenguaje corporal cambia

5

Cassandra LeClair, PhD, experta en relaciones y profesora de Estudios de Comunicación en la Universidad Estatal de Texas, dice que uno de los aspectos más importantes a considerar es si el lenguaje corporal de alguien difiere de lo que has observado en otras interacciones.

Es decir, si es una persona que guarda distancia se vuelve kinestésica, o si habla con fluidez se traba más, o si sonríe más de lo habitual, todo eso podría ser un delator.

También te puede interesar:

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain