Estimular el placer de la lectura en niños: 3 consejos de una mamá bibliotecaria

Jess deCourcy Hinds es una bibliotecaria escolar que relató a Insider cómo al quedar embarazada se dio cuenta de que no tenía la más mínima idea sobre cómo incentivar la lectura en su pequeña, lo que la llevó a cometer muchos errores

el placer de la lectura hijo

La bibliotecaria dijo que no existe tal cosa como un niño que no es “un lector”. Sino que todos necesitan encontrar el libro que les habla, sin importar cuánto tiempo tome. Crédito: Shutterstock

La lectura es un muy buen hábito para cualquier persona, que facilita el acceso a la información, al entretenimiento y a la educación, por lo que no es de extrañar que si tienes un hijo quieras estimular el placer de la lectura en tu pequeño. Te compartimos los consejos de una mamá bibliotecaria para incentivarlos en esta tarea.

Jess deCourcy Hinds es una bibliotecaria escolar que relató a Insider cómo al quedar embarazada se dio cuenta de que no tenía la más mínima idea sobre cómo incentivar la lectura en su pequeña, lo que la llevó a cometer muchos errores.

De su experiencia sustrajo que no existe tal cosa como un niño que no es “un lector”.

“Todos necesitan encontrar el libro que les habla, sin importar cuánto tiempo tome”

Jess deCourcy Hinds Bibliotecaria escolar

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Por ello, compartió 3 recomendaciones de oro a la hora de contribuir a que los pequeños sientan esa pasión por la literatura y las historias, algo particularmente envidiable en los tiempos de las pantallas y los juegos de video.

Los niveles de lectura no lo son todo

1

Los niveles de lectura son aquellas mediciones que indican cuánto se está aprovechando en función de la comprensión, la crítica, la apreciación y la creatividad.

Además, hay ciertos parámetros respecto a lo que cada niño debería leer de acuerdo a su edad y nivel, pero deCourcy Hinds explicó que en un momento cuando su hija estaba en segundo grado y la vio tomar un libro ilustrado, temió que estuviera regresando a los libros para “bebés”.

“Luego miré el libro ilustrado y me di cuenta de que estaba mejor escrito y tenía un vocabulario más complejo que el libro de lectura de segundo grado”, contó.

Afirmó que su énfasis en los niveles animó a su hija a ser consciente de sí misma y competitiva con sus compañeros, pero la lectura se convirtió en un ejercicio de memoria para ella.

Con esa anécdota se dio cuenta de que su pequeña es una persona visual y los niños tienen que gravitar hacia lo que sea que los emocione.

No tengas miedo de la literatura no tradicional

2

Los criterios de normalidad de cada padre varían de acuerdo a su contexto, su crianza y su tiempo. En un principio la bibliotecaria presionó a su hija a leer lo que ella consideraba literatura intelectual, basando sus elecciones en lo que había leído mientras crecía.

Sin embargo, se dio cuenta de que eran anticuados y llenos de estereotipos raciales y culturales y que la literatura había evolucionado a todo un nuevo mundo de historias y cuentos que les pueden resultar más emocionantes a los niños.

“Las novelas gráficas son algunos de los mejores libros para niños que se publican ahora. Tuve que abandonar muchas suposiciones y abrir mi mente a las elecciones de hoy”, expresó.

Leer sin la obligación de finalizar el libro

3

La bibliotecaria relató que se sintió frustrada luego de comprar una colección de libros que su pequeño jamás disfrutó por completo.

“Gasté dinero y estábamos desperdiciando espacio en las estanterías”, exclamó.

Sin embargo, reconoció que no hay nada de malo en ser un lector quisquilloso, por lo que cuando van a la biblioteca toman prestados muchos libros con la intención de que su pequeña seleccione lo que le gusta.

Señaló que gracias a eso ahora tiene una mejor idea de lo que le gusta leer.

También te puede interesar:

En esta nota

crianza de los hijos

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain