Relaciones sanas conllevan a una vida más larga: por qué

Hasta los momentos la evidencia más contundente del estudio Grant y Glueck de Harvard es que tener una relación íntima saludable retrasa el inicio y/o ralentiza una amplia gama de procesos de enfermedades

relaciones sanas longevidad

Algunos investigadores han dicho que la duración de nuestras vidas no está determinada por un proceso de envejecimiento inespecífico con las enfermedades que lo acompañan, sino por la cantidad de veces que nuestras células se dividen. El secreto estaría en las relaciones sanas. Crédito: Shutterstock

Tener relaciones sanas, con tu pareja, con tus amigos, con tu familia y hasta con tus compañeros de trabajo podría conllevar a tener una vida más sana y longeva, de acuerdo con el estudio Grant y Glueck de Harvard.

La investigación, que comenzó en el año 1942 y que ha empleado a varias generaciones de científicos, es el estudio en curso más largo sobre la salud y la felicidad.

Durante ocho décadas ha seguido el bienestar físico y emocional de 268 participantes. Hasta los momentos la evidencia más contundente es que tener una relación íntima saludable retrasa el inicio y/o ralentiza una amplia gama de procesos de enfermedades.

En consecuencia, podrías vivir más tiempo y de mejor manera cuando has cultivado ese tipo de relaciones sanas en tu vida.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

La ciencia detrás de la longevidad y las relaciones sanas

Robert N. Johansen, Ph.D., miembro de la Asociación Americana de Psicología y especializado en terapia de pareja, señala en un artículo para Psychology Today los hallazgos de la microbióloga ganadora del Premio Nobel, Elizabeth Blackwell, de la Universidad de California en San Francisco, quien encontró las tetrahymenas, un organismo unicelular del que sus células se dividen indefinidamente.

Las tetrahymenas son prácticamente inmortales, debido a que no envejecen ni mueren. El secreto de su inmortalidad estaría en los telómeros, una cubierta de proteína de ADN fijada a las puntas de los cromosomas que “agrupa” los genes.

Maravillosamente, los telómeros están en una variedad de especies, incluidos los humanos, y juegan un papel primordial en la división celular al asegurarse de que nuestro ADN se copie correctamente a medida que las células se dividen, un proceso conocido como mitosis.

Los científicos sostienen la hipótesis de que cuanto mayor sea la longitud del telómero, más veces podrá dividirse la célula, y cuantas más veces se divida, más larga será la vida de la célula.

Por otra parte, algunos investigadores han dicho que la duración de nuestras vidas no está determinada por un proceso de envejecimiento inespecífico con las enfermedades que lo acompañan, sino por la cantidad de veces que nuestras células se dividen.

Es decir, que allí estaría la fuente de la longevidad. La protección de los telómeros está identificada está en la enzima telomerasa, que guarda su longitud.

Los investigadores coinciden en que el estrés, principalmente de factores ambientales, trastornos psicológicos y problemas en las relaciones la afectan negativamente.

Por el contrario, factores de estilo de vida positivos, especialmente las relaciones seguras y estables, preservan la longitud del telómero al reducir el estrés psicológico, salvaguardando así la función protectora de la telomerasa y, a su vez, el telómero mismo.

En síntesis, las relaciones saludables pueden proteger los telómeros y prolongar la calidad y la duración de tu vida.

También te puede interesar:

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain