Cuándo el coqueteo es realmente una infidelidad: expertos lo aclaran

Jess McCann, una entrenadora de citas, y la investigadora de relaciones Caitlin Killoren, ofrecieron sus posturas sobre cuándo un coqueteo es realmente una infidelidad. Ambas coinciden en que cada pareja establece sus propios límites

Coqueteo o infidelidad en tu relación

Pese a que pudiera no ser una infidelidad, el coqueteo jamás irá en la misma línea que la satisfacción de tu relación. Crédito: Shutterstock

En un artículo anterior te dimos las señales para saber si tu pareja está coqueteando o solo está siendo amable con otra persona. Sin embargo, ahora pasamos a un terreno más peligroso: ¿Cuándo el coqueteo o ‘flirteo’ es realmente una infidelidad? Dos expertas en relaciones amorosas ofrecieron su punto de vista, y de antemano te aclaramos que no mantienen una misma opinión.

Jess McCann, una entrenadora de citas y autora del libro You lost him at hello (Lo perdiste en un “hola”), está convencida de que coquetear no está asociado a la infidelidad, ni siquiera en una mínima dosis.

“La línea del engaño se cruza solo cuando el coqueteo se convierte en algo físico o emocional con otra persona”, asegura la experta. Sin embargo, sí considera que puede tomarse como un irrespeto dentro de un noviazgo o matrimonio. Depende de las “reglas del juego” que la pareja haya acordado.

Por su parte Caitlin Killoren, estratega de marketing e investigadora sobre las teorías de las relaciones amorosas, mantiene una postura más prudente. Ella coincide en que cada pareja establece sus propios límites “entre lo que es aceptable y lo que es traición”, pero también advierte que el coqueteo con otra persona jamás irá en la misma línea que la satisfacción de tu relación.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

El coqueteo se ha desviado al territorio de las infidelidades

La prudencia que mantiene en su postura la investigadora Killoren se basa directamente en cómo el coqueteo, inocente o descarado, se ha desviado por completo al territorio de las infidelidades.

Y hay algo que es claro: “Cuanto menos segura sea una pareja, más cosas marcarán como coqueteo”. Es probable que la diferencia entre una relación de interdependencia y una de codependencia, por ejemplo, le dé un significado al hábito de coquetear.

Pero la clave también está en las señales o las reacciones que se produzcan tras episodio de coquetería. “Un coqueteo inofensivo se vuelve siniestro cuando se inmiscuye un tercer elemento: el secreto”.

“Si no quieres que tu pareja se entere, probablemente sea una trampa, no un coqueteo”, asegura Caitlin Killoren. Asimismo, apunta que cuando una persona se pone a la defensiva con su pareja, experimenta arrepentimiento o se siente culpable, ese flirteo causó un efecto que deja de ser insignificante.

Queda claro que coquetear no es necesariamente un comportamiento infiel, siempre que la pareja respete los límites que se ha impuesto desde el inicio de la relación, algo que por lo general también falla.

Y si tienes una naturaleza coqueta, “bañada” de simpatía y picardía, debes aprender a moderar el comportamiento si estás en una relación amorosa. Lo más correcto y prudente es que nunca lo hagas frente a tu pareja y que esos segundos de coqueteo, que tan solo te divirtieron, se queden únicamente en un momento que no va a trascender. De lo contrario, estás alimentando una posible infidelidad.

En esta nota

problemas de pareja

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain