Comenzar a hacer ejercicio: 5 ideas para tener presente y mantenerte motivado

Hay ideas muy tóxicas respecto a lo que se refiere a un estilo de vida saludable. Incluso pueden ser peligrosas para tu salud. Aquí te compartimos algunas ideas para tener presente y mantenerte motivado para comenzar a hacer ejercicio

Comenzar a hacer ejercicio, estar mejor

El mercadeo que rodea al mundo del fitness puede hacerte creer que necesitas muchas cosas para comenzar, que si las pesas en los tobillos, los pelotones, las bicicletas neumáticas o esa extraña máquina que te permite hacer una sentadilla asistida. Crédito: Shutterstock

El ejercicio debería ser una constante en la vida de cualquier persona, no solo por el aspecto estético, sino por un asunto de salud. Pero comenzar a hacerlo puede ser todo un reto.

Hay ideas muy tóxicas respecto a lo que se refiere a un estilo de vida saludable. Incluso pueden ser peligrosas, porque pueden comprometer la salud de quien las cree. Hay quienes creen que comenzar a hacer ejercicio implica pasar muchas horas en el gimnasio. Esto, sin embargo, sin control y guía adecuada de acuerdo a tus posibilidades físicas puede generar lesiones, además de que puede causar un burn out que te desgaste muy pronto.

Por ello, te sugerimos 5 ideas para tener presente y mantenerte motivado cuando comiences a hacer ejercicios:

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Ningún equipo es indispensable

1

El mercadeo que rodea al mundo del fitness puede hacerte creer que necesitas muchas cosas para comenzar, que si las pesas en los tobillos, los pelotones, las bicicletas neumáticas o esa extraña máquina que te permite hacer una sentadilla asistida.

Pero en realidad, nada de esto es importante. Las maneras de ejercitarte todo eso son innumerables. Mientras estés haciendo algún tipo de cardio y algún tipo de entrenamiento de fuerza, estarás bien.

La división del entrenamiento no importa

2

La división del entrenamiento que hagas realmente no importa. Sí puede que organices tu entrenamiento de fuerza es por partes del cuerpo: pecho el lunes, espalda y bíceps el martes, por ejemplo.

No obstante, puedes hacer grupos de partes del cuerpo, dividirlos en parte superior e inferior por intervalos de cinco días e igual ver los resultados sin que sea tan demandante para un solo grupo de músculos.

No hay una "mejor" rutina de calentamiento

3

Algunas rutinas se venden como mejores que otras. Aunque, independientemente de que se hable de cardio o de fuerza, el objetivo de un calentamiento es prepararte para el entrenamiento que tienes por delante.

Debes tener en cuenta que cada cuerpo es diferente, tal vez tengas una parte del cuerpo que tiende a estar rígida e identificar estiramientos para esa área pueden ayudarte a prepararte para el entrenamiento.

No necesitas estar conciente de todos tus músculos

4

La conexión mente-músculo está sobrevalorada. Está bien si no puedes sentir determinados músculos trabajando.

No hay forma de hacer un pullup o un pulldown de dorsales sin usar los dorsales. No hay forma de hacer un curl de bíceps sin involucrar a tus bíceps. Si estás haciendo el ejercicio, el músculo está trabajando, así que no te preocupes.

Tu fuerza va a fluctuar de un día a otro

5

La fuerza fluctúa de un día a otro. Así que no te desmotives si algunos días sientes que no estás en tu mejor momento.

Innumerables factores pueden afectar a tu rendimiento en el gimnasio, entre ellos la fatiga de los entrenamientos anteriores o incluso el ciclo menstrual.

Sigue leyendo:

En esta nota

bajar de peso

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain