Quiénes tienen más posibilidades de ahogarse en un accidente en el agua

Un estudio de investigadores canadieses halló que una de cada tres personas que se ahoga tenía una cardiopatía isquémica o trastornos convulsivos

El doctor Cody Dunne, autor del estudio y médico residente de urgencias de la Universidad de Calgary, señaló que ahogarse en las bañeras es común entre las personas con trastornos convulsivos.

El doctor Cody Dunne, autor del estudio y médico residente de urgencias de la Universidad de Calgary, señaló que ahogarse en las bañeras es común entre las personas con trastornos convulsivos. Crédito: Shutterstock

Algunas condiciones médicas podrían contribuir a aumentar las probabilidades de ahogamiento cuando ocurren accidentes en el agua, indicó un estudio realizado por investigadores canadienses.

Para llegar a esa conclusión analizaron los 4,288 ahogamientos no intencionales de niños y adultos durante 10 años desde 2007 hasta 2016 en Canadá.

Una de cada tres personas que se ahogó tenía una cardiopatía isquémica o trastornos convulsivos, de acuerdo con la publicación en la Canadian Medical Association Journal.

Además, notaron que las mujeres jóvenes con trastornos convulsivos de 20 a 34 años, aunque no el grupo más grande, tenían un riesgo de ahogamiento 23 veces mayor que la población general.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Nadar y navegar fueron dos de las actividades acuáticas más comunes que llevaron al ahogamiento, con 25% y 24%, respectivamente. Ocurriendo el 36% de las veces en lagos o estanques y entre el 63% y 84% de las veces cuando las personas estaban solas o sin supervisión.

Los hombres tuvieron la mayoría de los ahogamientos, el 81%, y 63% se ahogó en áreas urbanas.

Los ahogamientos en bañeras de personas con convulsiones fue de 53% y de trastornos neurocognitivos, el 28%.

El doctor Cody Dunne, autor del estudio y médico residente de urgencias de la Universidad de Calgary, señaló que ahogarse en las bañeras es común entre las personas con trastornos convulsivos.

“Este puede ser un primer objetivo importante para los mensajes de salud pública, ya que es relevante para otras afecciones médicas, y la planificación de la seguridad es más fácil de implementar que en otros lugares"

Los científicos recomendaron a las personas con esta condición tomar duchas en lugar de usar la bañera y que de ser posible haya otra persona en casa.

Asimismo, rechazaron que las personas con cardiopatía isquémica que corren un mayor riesgo de ahogarse eviten nadar, dado que es bueno para la salud general y la calidad de vida.

"Las personas con enfermedades cardiovasculares deben hablar con un proveedor de atención médica antes de la actividad acuática, aumentar gradualmente la intensidad, usar un chaleco salvavidas y participar en un entorno supervisado o con un compañero capacitado"

Aseguraron que las estrategias de prevención adaptadas a grupos y edades específicos, incluida la orientación para realizar actividades diarias de manera segura, como bañarse, ayudarán a controlar el riesgo de ahogamiento.

También te puede interesar:

En esta nota

prevención de enfermedades

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain