Miel: 2 precauciones que deberías considerar antes de consumirla

La miel es encantadora, tanto de sabor, por su dulzura, como de beneficios, por todas sus propiedades. Pero no todo es color de rosa. Hay dos precauciones que debes considerar a la hora de adquirirla

Miel, Estar Mejor

La miel es dulce por la fructosa, un alimento que produce caries, una enfermedad oral provoca la destrucción de los tejidos duros que pertenecen al diente. Crédito: Shutterstock

La miel es encantadora, tanto de sabor, por su dulzura, como de beneficios, por todas sus propiedades. Pero no todo es bueno para todo el mundo y hay dos precauciones que debes considerar a la hora de adquirirla.

Es muy probable que en algún momento de tu vida alguien de tu familia te ofreciera una taza de té con limón y miel para tratar algún resfriado, o una cucharada sopera concentrada para el malestar de garganta.

Este almíbar contiene propiedades antiinflamatorias, reduce los síntomas de las infecciones de las vías respiratorias superiores, incluida la frecuencia de la tos y la gravedad de la tos, contribuye a aliviar los síntomas de algunos problemas gastrointestinales como diarrea, estreñimiento y úlceras.

Además, proporciona beneficios antioxidantes al proteger el cuerpo del daño de los radicales libres, esos átomos o moléculas que pueden causar daño a las células de su cuerpo.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Asimismo, al ser una fuente increíble de antioxidantes tiene beneficios cardioprotectores.

Pero no todo es color de rosa. La miel es dulce por la fructosa, un alimento que produce caries, una enfermedad oral provoca la destrucción de los tejidos duros que pertenecen al diente.

Al comer este almíbar con ciertos alimentos, estos se quedan pegados junto con las bacterias al diente, y forman la placa dental. Luego se fermenta y se producen ácidos, como el ácido láctico, que acabará con el esmalte de los dientes, desmineralizando la pieza.

De este modo, puede comenzar la enfermedad, la cual continúa si no es tratada a tiempo.

Aunque, esto genera debate dentro de la comunidad ya que la miel tiene propiedades antibacterianas, es decir, que la aplicación tópica de la miel puede modificar el pH, reducir los recuentos bacterianos e inhibir el crecimiento de las bacterias.

En consecuencia, podría ser utilizada como alternativa a los medicamentos tradicionales para la prevención de las caries y la gingivitis.

Lo otro es que la miel puede ser problemática para las personas que tienen la enfermedad del hígado graso.

La fructosa se metaboliza de manera diferente que otras fuentes de energía, lo que puede ser inconveniente si tienes problemas con tu hígado.

Si padeces de esta afección, muy probablemente tengas restringida la miel, la fructosa en general y el alcohol.

También te puede interesar:

En esta nota

prevención de enfermedades

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain