Cómo hacer jabón casero con aceite usado: es perfecto para lavar la ropa y los platos

Con un litro de agua, otro del aceite de cocina usado y 200 gramos de sosa cáustica obtendrás todos los ingredientes para fabricar tu propio jabón casero, el cual puedes destinar al lavado de la ropa y los platos

Cómo hacer jabón casero

Para que tu jabón casero obtenga un olor más característico, puedes añadirle algunos aromatizantes. Crédito: Freepik

Reciclar el aceite usado o prolongar su vida útil es uno de esos favores gigantescos que puedes hacerle al planeta. Cuando ya no es apto para cocinar, vertirlo por el desagüe es un error, ya que ocasiona una contaminación incalculable, pues se necesitan cientos de litros de agua para diluir uno de aceite. Por tal motivo hoy vas a aprender cómo hacer jabón casero, empleando el ingrediente de cocina como elemento principal.

Este remedio en forma de jabón te resultará perfecto para algunos quehaceres del hogar, como lavar la ropa o los platos de la cocina. Presta atención, porque es muy fácil:

Cómo hacer jabón casero con aceite usado

1. En primer lugar vas a necesitas tres ingredientes: el aceite de cocina usado, además de agua y sosa cáustica.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

La sosa cáustica es el hidróxido de sodio, y aunque es un producto muy versátil, debe usarse con precaución. También se le conoce como lejía de sosa y jabón de piedra. Según expertos, este material es sólido, sin olor, cristalino y capaz de absorber la humedad del aire cuando está en temperatura ambiente.

2. Para fabricar el jabón casero requerirás un litro de aceite usado, un litro de agua y 200 gramos de sosa cáustica. Estas son las cantidades correctas para que el jabón quede perfecto.

3. Comienza por vertir el agua en una ponchera o recipiente que NO sea de alumino (indispensable) y añade la sosa cáustica poco a poco. Seguidamente remueve hasta que esté totalmente disuelta y deja reposar por unos minutos en temperatura ambiente.

4. Ahora agrega el aceite usado con lentitud y revuelve sin parar para que no se formen grumos. Utiliza una paleta de madera para mezclar. Puedes añadir colorantes y aromatizantes al gusto para que obtenga un olor más característico.

5. Finalmente vierte la mezcla en moldes pequeños y en un par de días puedes desmoldar y cortar en trozos pequeños (es lo que será cada barra de jabón).

Toma en cuenta que no podrás utilizarlos hasta dentro de un mes, aproximadamente, esperando que sosa cáustica haya perdido sus propiedades corrosivas.

Si deseas obtener un jabón casero para las manos o el cuerpo, puedes fabricarlo de la misma manera, solo que utilizando menos sosa cáustica: 150 gramos en lugar de 200 por cada litro de agua y aceite usado. En este caso es recomendable que añadas aromas naturales como lavanda, almendras, leche, limón o aloe vera.

Un tip adicional: si aún te sobra aceite de cocina usado y deseas reciclarlo, lo correcto es vertirlo en una botella de vidrio o plástico, debidamente tapado, para luego tirarlo en un contenedor de aceites.

Te puede interesar:

· Cómo hacer tu propio jabón lavaplatos con bicarbonato, limón y vinagre

· Haz tu propio jabón de tocador y ahorra dinero

· Cómo hacer aceite de lavanda casero: 5 usos personales que puedes darle en casa

En esta nota

limpieza del hogar remedios caseros

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain