Desayuno y almuerzo: cuál es el mejor momento del día para tomar cada uno y sin obligarte a comer

Dos especialistas en nutrición y dieta coincidieron en que es establecer un horario fijo es ideal, pero lo más importante es saber escuchar a nuestro cuerpo, es decir, saber cuándo tiene hambre

Desayuno y almuerzo

Un desayuno "saludable y equilibrado" nos debe ofrecer energía y saciedad durante aproximadamente 4 o 5 horas. Crédito: Freepik

Por lo general estamos mecanizados en un desayuno entre 7:00 y 10:00 de la mañana y un almuerzo cerca de las 12:00, 1:00 o 2:00 de la tarde. Todo depende de la hora en que nos levantamos, entramos a la oficina y el ‘break’ laboral que nos tomamos a mediodía. Digamos que esta es la rutina a la que estamos acostumbrados, sintamos hambre o no. ¿Pero realmente sabemos cuándo es el mejor momento del día para sentarse a la mesa?

Para la doctora Sydney Greene, dietista en Middleberg Nutrition, el asunto es claro: “Si no tiene hambre no es necesario que se obligue a comer”. Además destaca la individualidad y la intuición para determinar cuál es el momento más adecuado para tomar cada comida.

Por su parte la doctora Cynthia Sass, nutricionista de rendimiento en Los Angeles, precisa que un desayuno “saludable y equilibrado” nos debe ofrecer energía y saciedad durante aproximadamente 4 o 5 horas . Esto significa que hacerlo a las 8:00 de la mañana nos permite aguardar por el almuerzo hasta la 1:00 de la tarde, aproximadamente.

Ambas especialistas coinciden en que es un horario ideal, pero lo más importante es saber escuchar a nuestro cuerpo, es decir, saber cuándo tiene hambre.

También te puede interesar: Por qué comer frente al televisor o mientras trabajas puede hacerte engordar

El desayuno y almuerzo van de la mano con nuestro nivel de actividad

Cuando has tomado un desayuno pequeño o en definitiva no pudiste desayunar, el nivel de actividad que practiquemos dependerá también de cuánto hambre sintamos con el paso de las horas. En este sentido, debería sentir más hambre antes de la 1:00 de la tarde, ya que su cuerpo necesita alimento para reponerse de las actividades, incluso si solo está trabajando en una oficina.

La dietista Sydney Greene afirma que la clave para no desajustar el horario del desayuno y almuerzo es “establecer una rutina”. Comer las cantidades nutricionales que realmente necesitamos en la mañana y tratar de hacerlo en el mismo horario, ayudará a que tu momento de almorzar se fije en una hora específica, siempre entre 1:00 y 2:00 de la tarde, y sintiendo hambre, que es lo más importante.

En caso de no haber podido comer suficiente en el desayuno o haberlo omitido por completo, las doctoras no aconsejan esperar hasta el almuerzo para comer el doble. En este caso lo más saludable es consumir un refrigerio pequeño y rico en nutrientes, de modo que puedas reajustarte no solo al horario sino también a la cantidad de hambre.

“Sugiero siempre tratar de mantener esa rutina para evitar los bocadillos en exceso durante el día. Lo ideal es que tanto el desayuno como el almuerzo estén lo más cerca posible de su hora habitual. Si esto se rompe, la mejor estrategia es un refrigierio sustancioso en nutrientes“, explicó la doctora Cynthia Sass.

En un escenario donde se omite el almuerzo, bien sea por las actividades diarias o la fuerte rutina laboral, ambas expertas son tajantes en señalar que no es un estilo de vida saludable, por lo que debe corregirse. No almorzar o comerse un simple bocadillo para aguantar hasta la cena resulta nocivo para el cuerpo.

“Las investigaciones demuestran que quienes comen la mayor parte de su comida por la noche tienden a consumir más calorías en general“, dijo Green. “Por esta razón, sugiero no escatimar en el almuerzo”, añadió.

En esta nota

dieta saludable

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain