Por qué comer frente al televisor o mientras trabajas puede hacerte engordar

Los estudios detallan que incluso los anuncios de golosinas y snacks te incitan a llenar el plato nuevamente.

comer viendo televisión

Foto: Freepik

En motivo de entretención, por comodidad o para agilizar el tiempo. Estos son algunos de los motivos que incitan al mal hábito de comer frente al televisor o mientras te dedicas al trabajo. Lo más natural es que no darte cuenta, pero es una costumbre que con el tiempo puede hacerte engordar.

La razón directa es que se desorienta la conexión que debe haber entre tu mente y estómago, reduciendo la sensación de estar saciado, lo que provoca que sientas hambre más rápido.

Estudios analizados por las universidad de Liverpool y Birmingham, en Reino Unido, determinaron que alimentarse mientras se mira una pantalla, sea del televisor o tu teléfono inteligente, es una causa principal de obesidad. Esto más allá de las porciones de comida que habiten en el plato.

Al escenario se le suman los snacks de alto contenido en grasas saturadas y calorías que elegimos para disfrutar de una película. Tradicionalmente se consumen sin control, acumulando más razones para sufrir de sobrepeso.

Atentos vs despistados

Son los dos tipos de personas que se dedican de forma distinta al momento de la comida, de acuerdo a la investigación. Los primeros reservan el espacio y tiempo para degustar los alimentos con tranquilidad, mientras que los otros pueden llegar a desconocer en qué momento se les acabó el plato.

comer viendo televisión
Los televisores y otros dispositivos crean adicciones que incitan a desvalorizar el momento de la comida. Foto: Pexels

Suzanne Higgs, profesora de psicobiología del apetito y coautora del estudio, asegura que “pese a que seleccionamos qué comer y cuándo, con aparente frialdad, la realidad se trata de decisiones muy complejas que pueden romperse fácilmente”.

Tras exponer los datos de los distintos informes, se concluyó que quienes están distraidos llegan a comer alrededor de un 10% más. Pero el mayor problema se centra en la próxima comida, donde podríamos necesitar hasta un 25% más para saciarnos y reponer lo que la mente no codificó anteriormente.

Por su parte, los clasificados como atentos, consumen un 10% menos de alimentos en la cena, gracias al empeño que pusieron durante el almuerzo, explica El Confidencial. Suzanne Higgs afirma que “alimentarse con consciencia debe ser parte de una dieta para perder peso”.

Los comerciales de comida también pueden hacerte engordar

¿Rebuscado? ¡Pues no! Los estudios también comprobaron que la aparición de golosinas y otros snacks en los anuncios de televisión te incitan a seguir comiendo, al punto de levantarte y llenar nuevamente el plato.

Pareciera que el subconsciente es capaz de jugarnos este tipo de bromas sin darnos cuenta, pero la razón principal se centra en esa desconexión mente-estómago donde incluso podríamos olvidar en las noches si horas antes cumplimos con el almuerzo o cuál fue la elección para desayunar.

Aunque parezca complicado por cuestiones de tiempo, al momento de trabajar, lo más saludable es reservar al menos 15 ó 20 minutos para dedicarse exclusivamente a la alimentación. Y quienes mantienen el hábito de hacerlo frente al televisor, por entretenimiento, es preferible hacer el esfuerzo y eliminar esa costumbre.

comer viendo televisión
Expertos recomiendan apagar el teléfono o desactivar el sonido para evitar las distracciones mientras comes. Foto: Pexels

En esta nota

bajar de peso

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain