Por qué sufrir atracones de comida es una señal de depresión

Expertos han estudiado la relación entre ingerir alimentos compulsivamente y sufrir depresión, ya que la culpa por comer y el trastorno anímico crean un círculo vicioso

atracones de comida

Los pacientes con atracones de comida padecen vergüenza de sus comportamientos. Foto: Freepik

Aunque los atracones de comida se definen como un síndrome alimentario, más de 50% de los pacientes que lo sufren también experimentan otra grave enfermedad: la depresión. Así lo afirman estudios científicos donde se analiza la estrecha relación que hay entre comer compulsivamente y padecer el complicado trastorno mental.

Cuando una persona sufre de atracones de comida, tiende a sufrir episodios donde ingiere alimentos hipercalóricos de forma compulsiva y recurrente. Las cantidades son muy superiores a una porción normal y, lo peor de todo, es que luego experimenta un sentimiento de culpa. Allí es donde precisamente comienza a gestarse la depresión.

La realidad es que entre cada trastorno (el alimentario y mental) se crea un círculo visioso. Según explica el portal Consumer, un paciente con atracones de comida se siente obeso y entra en un estado de ánimo depresivo que solo le incita a comer más. Por si fuese poco, esa culpa o vergüenza por su comportamiento les impide comunicarlo al médico, lo que les distancia de un tratamiento adecuado.

Los atracones de comida son difíciles de diagnosticar

La doctora Guadaluoe Blay, miembro del Grupo de Habilidades en Nutrición de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), señaló que este trastorno es tanto o más frecuente que la anorexia y bulimia, pero se vuelve mucho más difícil de detectar.

Un paciente con bulimia o anorexia suele dejar señales claras del trastorno a través de sus conductas purgatorias, luego de la sobreingesta de alimentos. El esmalte dental dañado por el vómito o el hallazo de laxantes, pero en un atraco de comida es complicado, porque prácticamente deben confesarlo.

Los pacientes son conscientes de sus problemas de obesidad, así como de su depresión, un trastorno que sí se diagnostica por la tristeza y melancolía que no pueden ocultar delante de un médico. Pero el comer compulsivamente sí lo esconden y solo podría detectarse mediante entrevistas estructuradas y un registro alimentario de lo que comen, lo que les motivaría a ser sinceros.

atracones de comida
Los episodios de ingesta compulsiva pueden suceder aun si el paciente está sonámbulo. Foto: Pexels

Un atracón de comida puede ocurrir en un paciente dormido

Los expertos califican este episodio como “atracón nocturno”, ya que los pacientes se levantan de noche, incluso sonámbulos, se dirigen hasta la nevera y comienzan a devorar de todo. Cabe destacar que solo son conscientes de lo ocurrido al día siguiente, cuando un familiar se los comenta o por las evidencias. “Se encuentran abiertos los envoltorios de los alimentos que han consumido de noche o las migas y restos de comida esparcidos por la casa”, explica la doctora Blay.

Son capaces de ingerir hasta 10,000 calorías de un solo golpe, arrasando con barras enteras de mantequilla, tarros de mayonesa, botes de chocolate en polvo. En algunos casos es escalofriante, porque se tragan paquetes de cigarrillos, los líquidos del lavavajillas y realmente cualquier cosa para saciar la ansiedad.

Finalmente señaló que quienes sufren de atracones de comida consumen en su mayoría carbohidratos, por el hecho de ser más saciantes que las proteínas.

En esta nota

dieta saludable salud mental

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain