Cómo tratar las 7 enfermedades respiratorias más comunes en niños en tiempos de coronavirus

Los padecimientos que afectan la nariz, garganta y pulmones en los más pequeños deben ser atendidos de inmediato para evitar complicaciones de salud

Mantenga siempre las medidas de higiene necesarias para evitar estas enfermedades. / Foto: Master1305 - Freepik.

Mantenga siempre las medidas de higiene necesarias para evitar estas enfermedades. / Foto: Master1305 - Freepik.

Las enfermedades que afectan el sistema respiratorio (nariz, garganta y pulmones) son muy comunes, especialmente en niños que aún no han desarrollado inmunidad a los virus y bacterias comunes que pueden causar tales problemas. No obstante, su tratamiento debe ser de inmediato para evitar males mayores, sobre todo durante la pandemia de coronavirus.

El tracto respiratorio humano está abierto al mundo exterior para permitir la entrada de aire y la salida del dióxido de carbono, lo que lo convierte en un punto de entrada fácil para los gérmenes que potencialmente pueden causar enfermedades, refiere el portal Choc.

Existen siete enfermedades respiratorias infantiles comunes que pueden afectar a tu hijo en algún momento. Conoce los signos, síntomas y formas de tratarlas, pero si persisten o parecen empeorar con el tiempo, consulta con tu pediatra.

Influenza

1

Conocida como gripe, es un virus que causa de cinco a siete días de fiebre alta, dolores musculares, fatiga, tos y secreción nasal.

La gripe puede ser peligrosa, incluso mortal, especialmente en niños pequeños. La fiebre de los más pequeños tiende a ser más alta que en los adultos, y sus síntomas digestivos también suelen ser peores. Pero hay vacunas disponibles que pueden reducir en gran medida el riesgo de contraer la enfermedad o disminuir sus síntomas si tu hijo contrae la gripe.

No hay ningún medicamento que cure un caso de gripe por completo, pero existen antivirales que pueden acortar la duración de la enfermedad si se inicia en las primeras 48 horas desde el inicio de la fiebre.

También puede ayudar a combatir la infección descansando y tomando líquidos. El acetaminofén y el ibuprofeno contribuyen a aliviar los dolores musculares, la fiebre y el malestar general.

Resfriado común

2

También causado por un virus, es conocido como una infección de las vías respiratorias superiores; razón principal por la que los niños se quedan enfermos en casa y no van a la escuela. La mayoría de los pequeños tendrán de seis a ocho resfriados por año.

Los síntomas suelen incluir:

  • Nariz que moquea
  • Dolor de garganta
  • Tos
  • Estornudos
  • Dolores de cabeza y corporales

Los resfriados comunes son causados por virus menos severos que la influenza y tienen un menor riesgo de causar una neumonía secundaria. Los síntomas son muy similares en adultos y niños, pero los niños pueden tener fiebre leve.

Millones de personas se resfrían cada año en los Estados Unidos, pero la mayoría de las veces no son graves y desaparecen por sí solos en unos pocos días.

Descansar y beber muchos líquidos puede ayudar a que tu hijo se sienta mejor más rápido. Pero evita darle medicamentos para el resfriado de venta libre, especialmente si es menor de 2 años.

Asma

3

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, más de 6 millones de niños en los Estados Unidos, o alrededor del 8% de todos los infantes estadounidenses tienen asma.

El asma es una enfermedad pulmonar potencialmente grave que causa:

  • Tos
  • Opresión en el pecho
  • Falta de aire o dificultad para respirar
  • Sibilancias o silbidos al exhalar

Los síntomas en los adultos tienden a ser los mismos que en los niños. Los niños son más propensos a tener alergias además del asma que los adultos.

Los ataques de asma pueden desencadenarse por varios factores, como la inhalación de polvo o polen o la exposición a un alérgeno como la caspa de las mascotas. El asma puede poner a los niños en mayor riesgo de bronquitis o neumonía. También es la tercera causa principal de hospitalizaciones entre niños menores de 15 años, según la American Lung Association.

Si tu hijo parece toser mucho; toser cuando hace ejercicio o tiene dificultad para respirar, visita al pediatra.

Sinusitis

4

Es una inflamación o hinchazón del tejido que recubre los senos nasales. El líquido puede acumularse en estos sacos normalmente llenos de aire detrás de la nariz y los ojos y provocar una infección. A menudo acompaña a un resfriado o una gripe o puede ser provocado por alergias.

La sinusitis puede provocar:

  • Dolor y presión en la cara, particularmente detrás de los ojos y la nariz
  • Sentirse muy congestionado o congestionado
  • Tos y secreción nasa.
  • Goteo posnasal que puede provocar dolor de garganta, mal aliento y náuseas o vómitos

En los niños, los síntomas pueden durar más que en los adultos. Usar una olla Neti para irrigar los senos nasales o tomar un descongestionante de venta libre puede ayudar a reducir la inflamación y los síntomas.

Bronquitis

5

La bronquitis es la inflamación de los bronquios o de los grandes conductos respiratorios de los pulmones. Por lo general, es causada por un virus y puede desarrollarse después de haber tenido un resfriado o gripe. La tos constante es un síntoma clásico que puede persistir de tres a cuatro semanas después de que el virus ha desaparecido del sistema. Además de la tos en el pecho, los síntomas pueden incluir:

  • Nariz que moquea
  • Dolor de pecho y congestión
  • Fiebre y escalofríos
  • Sensación generalizada de malestar o cansancio
  • Sibilancias
  • Dolor de garganta

Los síntomas son en gran medida los mismos entre adultos y niños con bronquitis, pero los más pequeños pueden ser más propensos a tragar moco en lugar de toserlo.

Los niños con asma o alergias o aquellos que tienen sinusitis crónica tienen un mayor riesgo de desarrollar bronquitis. El tratamiento generalmente se enfoca en aliviar los síntomas.

Crup

6

El crup, también llamado laringotraqueobronquitis, es causado por un virus que produce hinchazón en la tráquea y laringe. La hinchazón evita el flujo libre de aire hacia los pulmones y crea una especie de chirrido o un sonido agudo al respirar. La voz de tu hijo también puede sonar más ronca de lo normal.

El crup tiende a afectar a los niños menores de 4 años y se caracteriza por una tos áspera y perruna y dificultad respiratoria. Aunque es mucho más común entre los niños, los adultos también pueden desarrollar crup.

Debido a que es causado por un virus, el crup se trata con reposo, líquidos y antiinflamatorios y analgésicos de venta libre como ibuprofeno o acetaminofén. Respirar aire humidificado también puede ayudar a facilitar la respiración, especialmente por la noche.

Neumonía

7

La neumonía es causada por una infección de los pulmones y puede convertirse en una condición peligrosa. Los síntomas incluyen:

  • Respiración rápida
  • Fiebre alta y escalofríos
  • Tos
  • Fatiga
  • Dolor en el pecho, especialmente al respirar

Los síntomas pueden ser menos obvios en los niños que en los adultos, lo que significa que puede ser más difícil de diagnosticar. La Organización Mundial de la Salud informa que la neumonía representa el 15% de todas las muertes de niños menores de 5 años.

Los virus, bacterias u hongos pueden ser los culpables y la neumonía puede desarrollarse después de que tu hijo haya tenido un resfriado, gripe o faringitis estreptocócica.

No existe un medicamento específico que pueda curar la neumonía viral, pero tu médico puede recetarte un medicamento antiviral que acortará la duración de la enfermedad.

El descanso y muchos líquidos también pueden ayudar a que tu hijo se sienta un poco mejor. Las vacunas contra el neumococo, el sarampión y la tos ferina pueden reducir el riesgo de que el niño desarrolle neumonía.

Protégete de estas enfermedades respiratorias

Siga estos sencillos consejos para reducir la transmisión de estas enfermedades respiratorias comunes, así como el coronavirus:

  • Cúbrete al toser o estornudar. Debido a que estas afecciones generalmente se transmiten a través de la tos y los estornudos, es importante cubrirse al toser o estornudar, preferiblemente con el codo o un pañuelo de papel en lugar de con la mano desnuda.
  • Lávate las manos con frecuencia. Las enfermedades respiratorias se transmiten a través de la saliva y las secreciones nasales, ya sea a través del contacto directo, como dar la mano, tocar superficies compartidas como picaportes y encimeras o toser en un área cercana. Asegúrate de lavarte durante al menos 20 segundos con agua tibia y jabón para eliminar cualquier virus o bacteria que pueda permanecer en tu piel.
  • Evita tocarte los ojos, la nariz y la boca. Estas áreas son puntos de entrada comunes para que muchos virus ingresen al cuerpo.
  • Limita el contacto con personas enfermas. Esto también significa que el niño enfermo no vaya a la escuela.
  • Vacúnate contra la gripe. La prevención más eficaz para la influenza es la vacuna, que reduce significativamente el riesgo de contraer neumonía o ser hospitalizado si está expuesto a alguien con influenza.
  • Nunca uses aspirina ni ningún medicamento que la contenga para tratar enfermedades virales como la gripe, el resfriado o la varicela en los niños. Su uso en estos padecimientos está asociado con el síndrome de Reye, una afección potencialmente mortal que causa daño cerebral y hepático en los niños.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain