Estados de ánimo negativos llevan a tu hijo a comer más chatarra: cómo

El estudio de la Universidad del Sur de California analizó las respuestas de 195 niños étnicamente diversos matriculados en los grados tercero a sexto que viven en el área metropolitana de Los Ángeles

Los investigadores especificaron que las mañanas y las tardes en particular son momentos en los que los niños pueden ser más vulnerables a las emociones negativas y luego tomar malas decisiones alimentarias.

Los investigadores especificaron que las mañanas y las tardes en particular son momentos en los que los niños pueden ser más vulnerables a las emociones negativas y luego tomar malas decisiones alimentarias. Crédito: Shutterstock

Los estados de ánimo negativos, o displacenteros, llevarían a tu hijo a consumir más comida chatarra, indicó un estudio de la Universidad del Sur de California.

Resulta que las emociones tendrían un papel bastante importante en la determinación de los hábitos alimenticios de los adolescentes poco saludables, especialmente durante los fines de semana.

El estudio, publicado en el Journal of Nutrition Education and Behavior, analizó las respuestas de 195 niños étnicamente diversos matriculados en los grados tercero a sexto que viven en el área metropolitana de Los Ángeles, California.

Los investigadores contactaron a los niños siete veces al día usando una aplicación móvil para responder preguntas. Estas encuestas preguntaron a cada participante si se sentían estresados, enojados o tristes, y también preguntaron sobre cualquier opción de alimentación poco saludable (consumir alimentos fritos, dulces y bebidas azucaradas) durante las dos horas anteriores.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Notaron que más del 40% del período de estudio, los niños comieron al menos un dulce o un pastel al día; consumieron papas fritas al menos una vez al día casi el 30% del tiempo; y bebieron bebidas azucaradas al menos una vez al día el 25% del tiempo.

Los científicos precisaron tres patrones de humor negativos distintos a lo largo del día de un niño: bajo estable, aumento temprano/disminución tardía y disminución temprana/aumento tardío.

La mayoría de los días (90%), los niños reportaron un estado de ánimo bajo y negativo estable, con estados de ánimo que variaban ampliamente en el 10% restante.

"Descubrimos que el consumo de alimentos fritos era mayor en los días con patrones emocionales más variables que en los días con un estado de ánimo negativo constante”

Christine Hotaru Naya MPH, investigadora del Departamento de Población y Ciencias de la Salud Pública de la Universidad del Sur de California

Especificaron que las mañanas y las tardes en particular son momentos en los que los niños pueden ser más vulnerables a las emociones negativas y luego tomar malas decisiones alimentarias.

Naya reconoció que necesitan más estudios para comprender la relación entre las emociones de un niño y sus elecciones de alimentos, pero aseguró que este es un buen comienzo en ese camino para reconocer cómo abordar las elecciones de alimentos teniendo en cuenta el estado de ánimo y las emociones de una persona.

También te puede interesar:

En esta nota

dieta saludable

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain