Trastornos de la conducta alimentaria: cómo la anorexia puede provocar cambios drásticos en la estructura cerebral

Un estudio de la Universidad de Bath en el Reino Unido demostró que los cerebros de las personas con anorexia tienen disminuciones en el grosor cortical, los volúmenes subcorticales y el área de superficie cortical

anorexia estructura cerebral

Los autores señalaron que las reducciones en el tamaño y la forma del cerebro que se muestran en los pacientes de anorexia son de dos a cuatro veces mayores que las reducciones causadas por otras afecciones psicológicas. Crédito: Shutterstock

La anorexia es uno de los trastornos de la conducta alimentaria que puede provocar cambios drásticos en la estructura cerebral de la persona que la padece.

Así lo demostró un estudio de la Universidad de Bath en el Reino Unido que examinó 1,648 escáneres cerebrales femeninos, 685 con anorexia nerviosa, recolectados en 22 lugares diferentes.

Los investigadores hallaron que en pocas palabras: el cerebro se encoge. Notaron disminuciones en el grosor cortical, los volúmenes subcorticales y el área de superficie cortical en personas con anorexia.

“Para este estudio, trabajamos intensamente durante varios años con equipos de investigación de todo el mundo”

Esther Walton Psicóloga de la Universidad de Bath en el Reino Unido

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Los autores señalaron que las reducciones en el tamaño y la forma del cerebro que se muestran en los pacientes de anorexia son de dos a cuatro veces mayores que las reducciones causadas por otras afecciones psicológicas como la depresión, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y el trastorno obsesivo compulsivo (TOC).

A pesar de que no investigaron sobre las causas de estas reducciones, el equipo sugiere que es probable que las reducciones en el índice de masa corporal (IMC) y la cantidad de nutrientes disponibles tengan algo que ver con la reducción del cerebro.

Walton remarcó el hecho de que algunos de los efectos parecen poder revertirse con la recuperación, debido a que las imágenes de los pacientes con terapia cognitiva conductual tenían menor impacto.

"Descubrimos que las grandes reducciones en la estructura cerebral, que observamos en los pacientes, eran menos notorias en los pacientes que ya estaban en camino a la recuperación"

Esther Walton Psicóloga de la Universidad de Bath en el Reino Unido

El estudio se publicó en Biological Psychiatry.

Los desórdenes alimenticios son trastornos graves que se relacionan con las conductas alimentarias que afectan negativamente la salud física, mental y social.

Es más usual que se manifiesten en la adolescencia y los primeros años de la adultez, aunque pueden aparecer a otras edades. Principalmente se trata de fijar excesivamente la atención en el peso, la figura corporal y la comida, lo que causa conductas alimentarias peligrosas.

Estos desórdenes alimenticios son potencialmente mortales; y aunque pueden tratarse, también pueden dejar secuelas de por vida en los pacientes.

La anorexia nerviosa es una condición en la que las personas evitan los alimentos, los restringen severamente o comen cantidades muy pequeñas de solo ciertos alimentos.

También pueden pesarse repetidamente. Incluso cuando tienen un peso peligrosamente bajo, pueden verse a sí mismos con sobrepeso.

También te puede interesar:

En esta nota

prevención de enfermedades

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain