Niños que juegan al aire libre tienen mejor salud mental, dice estudio

Un nuevo estudio de la Universidad de Exeter halló que los niños que pasaban más tiempo jugando al aire libre tenían menos "problemas de internalización", caracterizados como ansiedad y depresión

Los investigadores encuestaron en los primeros momentos del confinamiento por la pandemia del COVID a casi 2,500 padres de niños entre los 5 y 11 años bajo la pregunta con qué frecuencia sus hijos participaban en juegos emocionantes, en los que podían experimentar algo de miedo e incertidumbre.

Los investigadores encuestaron en los primeros momentos del confinamiento por la pandemia del COVID a casi 2,500 padres de niños entre los 5 y 11 años bajo la pregunta con qué frecuencia sus hijos participaban en juegos emocionantes, en los que podían experimentar algo de miedo e incertidumbre. Crédito: Shutterstock

Los niños que juegan al aire libre son menos propensos al estrés y la ansiedad, por lo que tienen mejor salud mental, dice un nuevo estudio de la Universidad de Exeter, en el Reino Unido.

El estudio, publicado en la revista Child Psychiatry & Human Development, encuestó a poco menos de 2,500 padres de niños entre los 5 y 11 años bajo la pregunta con qué frecuencia sus hijos participaban en juegos emocionantes, en los que podían experimentar algo de miedo e incertidumbre.

Los juegos aventureros al aire libre eran los que estaban fuera de la compañía de los adultos, como trepar a los árboles, andar en bicicleta o saltar desde superficies altas.

La intención fue probar las teorías de que el juego aventurero ofrece oportunidades de aprendizaje que ayudan a desarrollar la resiliencia en los niños y prevenir problemas de salud mental.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Los padres completaron preguntas sobre el juego de sus hijos, su salud mental general antes de la pandemia y su estado de ánimo durante el primer confinamiento por COVID-19.

Hallaron que los niños que pasaban más tiempo jugando al aire libre tenían menos “problemas de internalización”, caracterizados como ansiedad y depresión.

Además, fueron más positivos durante el primer confinamiento.

La investigación se llevó a cabo con dos grupos de padres: un grupo de 427 padres que viven en Irlanda del Norte y un grupo representativo a nivel nacional de 1,919 padres que viven en Gran Bretaña, es decir Inglaterra, Gales y Escocia.

Los efectos fueron relativamente pequeños, debido a la variedad de factores que afectan la salud mental de los niños.

Sin embargo, los resultados fueron consistentes incluso después de que los investigadores tuvieran en cuenta una amplia gama de variables demográficas, incluido el sexo del niño, la edad, el estado laboral de los padres y la salud mental de los padres.

Adicionalmente, el estudio en el grupo de Gran Bretaña también encontró que el efecto era más pronunciado en los niños de familias de bajos ingresos que en los que crecían en hogares de mayores ingresos.

"Estamos más preocupados que nunca por la salud mental de los niños, y nuestros hallazgos resaltan que podríamos ayudar a protegerla con oportunidades para el juego aventurero”

Helen Dodd Profesora de Psicología Infantil en la Universidad de Exeter

Dodd aseguró que los hallazgos son realmente positivos porque el juego es libre, instintivo y gratificante para los niños. “Está disponible para todos y no requiere habilidades especiales”, dijo.

También te puede interesar:

En esta nota

crianza de los hijos salud mental

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain