Por qué vacunarse contra el COVID puede reducir hasta en un 15% el riesgo de depresión severa

Un estudio del Centro de Investigación Económica y Social de la Universidad del Sur de California reveló que el efecto de vacunarse contra el COVID-19 impacta en la salud mental, reduciendo el riesgo de depresión severa

COVID

Aproximadamente 1 millón de personas han tenido mejoras en la salud mental después de vacunarse en Estados Unidos, según el estudio. Crédito: Shutterstock

Vacunarte contra el COVID-19 te ofrece mucho más una protección física. Desde que inició el proceso de inmunización en Estados Unidos y el mundo, se habla de la respuesta inmune frente a las variantes del Coronavirus y cómo los antídotos evitan la hospitalización y muerte por la infección. Pero hay más… las vacunas también eliminan la angustia mental, aquella que puede llevarte a la depresión.

Un estudio del Centro de Investigación Económica y Social de la Universidad del Sur de California ha rastreado desde marzo de 2020, momento en que inició la pandemia, “los múltiples impactos en la salud de los ciudadanos, incluida la salud mental”.

En este sentido, los resultados publicados en la revista Plos One sugieren que quienes se vacunaron contra el COVID-19 vieron mejoras en su salud mental: reduciendo el estrés, la ansiedad, el riesgo de depresión leve y severa.

De acuerdo a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la entrada de chicas adolescentes (entre 12 y 17 años) en las emergencias, por problemas de salud mental, se ha duplicado durante la pandemia.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Asimismo, la doctora Gilza Fort, psicóloga y terapista especializada en familia, transición de vida, problemas matrimoniales y de la mujer, radicada en Miami, le aseguró en una entrevista a Estar Mejor que la depresión es una de las secuelas más importantes que ha dejado la pandemia del COVID-19.

La vacuna contra el COVID-19 reduce en un 15% el riesgo de depresión severa

Esta es una cifra que arrojaron las encuestas del Estudio de Comprensión de Estados Unidos, realizadas cada dos semanas o menos a los ciudadanos estadounidenses, y que forman parte de la investigación de la Universidad de Carolina del Sur.

El doctor Francisco Pérez-Arce, especialista en ciencias económicas del Centro de Derechos Económicos y Sociales (CESR) y autor principal del estudio, afirmó que las encuestas “ha permitido rastrear trayectorias en muchas variavbles, como la salud mental y el estado de vacunación“.

“Observar el impacto de vacunarse nos permite estudiar hasta qué punto la reducción de sus propios riesgos para la salud alivia la angustia mental”, agregó el experto.

Entre los resultados del estudio, se demostró que los encuestados experimentaron una disminución del 15% en el riesgo de desarollar una “depresión severa”, justo después de recibir su vacuna contra el COVID-19.

Asimismo, presentaron una reducción del 4% en el riesgo de “depresión ligera”. Los resultados también estimaron que 1 millón de personas han tenido mejoras en la salud mental después de vacunarse. Esto implica al menos dos dosis del antídoto, que eleva la sensación de paz.

“Estos hallazgos son útiles a medida que los psicólogos recorren el camino para ayudar a las personas a superar los desafíos de salud mental exacerbados por la pandemia”, argumentó el doctor Francisco Pérez-Arce.

Sin embargo, aclaró que “se necesita más investigación para aplicarlos de manera efectiva”.

Te puede interesar:

En esta nota

COVID

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain