Vacunas de Pfizer y Moderna no afectan la calidad de los espermatozoides, afirma un nuevo estudio

La muestra de semen de unos 45 voluntarios (18-35 años) fue examinada antes de la primera dosis y 70 días después de la segunda, tiempo que respeta el ciclo de vida de los espermatozoides

vacuna espermatozoides

Pfizer y Moderna son los dos antídotos oficiales en el proceso de vacunación de Estados Unidos. Foto: Freepik

Anteriormente los expertos afirmaron que el COVID-19 puede causar disfunción eréctil, así como las vacunas de Pfizer y Moderna tenían probabilidades de afectar la fertilidad de los hombres. Sin embargo, una nueva investigación de la Universidad de Miami comprobó que ambos antídotos son “seguros para la reproducción masculina”.

El informe divulgado en la Revista de la Asociociación Médica Estadounidense (JAMA por sus siglas en inglés) destacó las palabras del doctor Ranjith Ramasamy. “Somos los primeros en examinar si existe algún impacto de la vacuna contra el COVID-19 en el potencial de fertilidad masculina y no lo encontramos”, apuntó el experto y líder del estudio.

Los hallazgos apuntaron que tanto Pfizer como Moderna no afectan la calidad de los espermatozoides y tampoco produjeron algún tipo de efecto adverso en la reproducción entre los participantes que recibieron la vacuna, reseñó Los Angeles Times.

El equipo de investigadores se mostró complacido con las conclusiones en favor del proceso. “Podría tener enormes implicaciones para reducir la vacilación en la vacunación“, dijo Ramasamy, director del Programa de Urología Reproductiva de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami.

Hace unas tres semanas Estados Unidos anunció haber superado el 50% de la población adulta completamente vacunada. Aunque el presidente Joe Biden se planteó la meta de alcanzar el 70% para el 4 de julio (al menos una dosis), otros expertos han sugerido que la cifra de 60% sería más probable, cumpliendo ambas sesiones de la inyección.

Así se comprobó la seguridad de las vacunas ante la reproducción masculina

Cerca de 45 voluntarios del género masculino, entre 18 y 35 años, y todos en condiciones saludables, fueron examinados durante el estudio. El objetivo consistía en analizar la calidad de la esperma antes y después de recibir la vacuna de Pfizer y Moderna. Cabe destacar que la Johnson & Johnson no fue utilizada en la demostración.

Para precisar los resultados, cada uno de los participantes ofreció una muestra de semen antes de recibir la primera dosis del antídoto y proporcionó una nueva luego de inyectarse por segunda vez, unos 70 días después.

“Ninguno mostró merma en los parámetros de esperma”, resaltó el autor principal del informe. Fue así como el doctor Ranjith Ramasamy concluyó que ninguno de los antídotos tenía un impacto negativo en la reproducción masculina.

¿Por qué debieron transcurrir 70 días? Los especialistas indicaron que, tomando en cuenta el ciclo de vida de los espermatozoides, “es el tiempo suficiente para ver si la vacuna afecta los parámetros del semen”. El volumen de la carga seminal, concentración, movimientos y propiamente la cantidad fueron los datos evaluados para obtener resultados finales que favorecen el proceso de vacunación que se realiza en Estados Unidos.

En esta nota

coronavirus

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain