Dolor de cabeza: estudio afirma que la actividad sexual ayuda a mitigarlo

Los investigadores hallaron un vínculo entre tener relaciones sexuales y sentir alivio de una migraña, un dolor que durante muchos años fue la "excusa perfecta" para evadir la intimidad

dolor de cabeza

Tener relaciones sexuales cuando se sufre una migraña también es una decisión propia de cada persona, e incluso de la pareja. Foto: Freepik

“Esta noche no, tengo dolor de cabeza”. ¿Cuántas veces no hemos escuchado esta frase tras insinuarte a un encuentro íntimo con tu pareja? Está bien, digamos que te lo contó un amigo o quizás lo viste en televisión. Sin embargo, esta excusa parece llegar a su fin luego que un estudio demostrara el vínculo que existe entre la actividad sexual y el alivio de una migraña.

Durante mucho tiempo se pensó que el sexo y una jaqueca era como combinar aceite y agua, pero la realidad es que no. La Universidad de Wake Forest, en Carolina del Norte, practicó una investigación con 68 personas que tenían dolor de cabeza y encontraron que no todos los que sufren este tipo de malestares evitan las relaciones sexuales, reseñó Psychology Today.

Los resultados arrojaron incluso que quienes padecían migraña informaron niveles más altos de deseo sexual, un 20% más de los que manifestaban un dolor de cabeza tensional, es decir, que proviene desde el cuello. Para dar con el motivo de este revelador hallazgo, los investigadores se plantearon la hipótesis de que ambos factores pueden estar influenciados por una misma hormona: la serotonina.

La actividad sexual ayuda a mitigar el dolor de cabeza

Gracias a una encuesta a más de 133 pacientes, otro estudio pudo concluir que definitivamente el alivio de un dolor de cabeza se atribuye al hecho de tener sexo y alcanzar el orgasmo.

De los participantes, 103 fueron clasificados como pacientes con migraña y el resto con dolores de cabeza en racimo, es decir, que ocurre con mayor brevedad, pero también con más frecuencia (varios días durante una semana o al mes).

A través de la investigación, los científicos pudieron evaluar qué tanta influencia tenía la actividad sexual en ambos casos. Los que padecían migraña demostraron que no siempre se vieron desanimados a participar en un encuentro íntimo con sus parejas, a pesar de los molestosos síntomas que pueden incluir fatiga y sensibilidad a los sonidos y hasta al tacto.

Lo más curioso de todo es que la actividad física (incluyendo el sexo), por muy leve que sea, tiende a aumentar la intensidad de una migraña. Sin embargo, el 73.3% de los participantes informó haber sentido alivio parcial o completo a los intensos dolores gracias a la intimidad y experimentar un orgasmo. El 58% de los usuarios eran mujeres.

La explicación más convincente que hallaron las investigaciones es que la actividad sexual representa en sí mismo una distracción del dolor, además de liberar endorfinas y la posterior relajación que se siente después del clímax. Son una variedad de reflejos fisiológicos que al combinarse son un calmante para los dolores de cabeza.

Por supuesto que escuchar ahora frases como “hagámoslo, cariño, tengo dolor de cabeza” suena enteramente imposible, porque al final todo parte de la inclinicación de una persona. Tener relaciones sexuales con migraña o sin ella es una decisión de cada quien, incluso de la pareja, de acuerdo también al deseo sexual que experimentan de manera regular.

En esta nota

sexualidad

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain