Qué pastillas anticonceptivas puedo tomar si estoy amamantando

Antes de tomar píldoras anticonceptivas durante la lactancia materna necesitas esperar al menos seis semanas, ya que tu cuerpo se está normalizando hormonalmente y no es conveniente incluir más

pastillas anticonceptivas en la lactancia

Hay algunos componentes de las pastillas anticonceptivas que debes evitar para no afectar tu producción de leche. Foto: Freepik

Luego que una mujer recupera su sexualidad tras dar a luz, la posibilidad de quedar encinta una vez más está latente. Resulta todo un acontecimiento que a los 4 o 5 meses del parto un test de embarazo arroje positivo, pero la realidad es que sí sucede. Por tal motivo, las pastillas anticonceptivas se vuelven el mejor aliado para evitarlo, sin embargo, en el periodo de lactancia se debe prestar mucha atención al tipo de píldoras.

Recuerda que si estás amamantando tu periodo puede tardar meses e incluso años en volver, lo que amplía las probabilidades de un nuevo embarazo. Los expertos mencionan que también hay casos donde el ciclo menstrual regresa muy rápido, así que todo parece una caja de sorpresas.

La primera recomendación es que esperes al menos seis semanas antes de tomar pastillas anticonceptivas, ya que tu cuerpo poco a poco está normalizando su sistema hormonal y no es conveniente introducir este método, que por supuesto incluye hormonas. Durante esta fase, clínicamente llamada puerperio, se recomienda el uso de preservativo, reseña Bebés y Más.

Las pastillas anticonceptivas que debes tomar durante tu lactancia

Una vez transcurridas las seis semanas llega el momento de elegir las pastillas anticonceptivas, que muy seguramente no serán las que venías tomando antes de quedar embarazada por contener estrógenos y es el componente que debes evitar.

Si bien no significa un peligro para el bebé, sí lo es para tu lactancia, ya que el aumento de estrógenos disminuye la prolactina y tu producción de leche materna se verá afectada. En este caso es indispensable que las pastillas anticonceptivas que tomes sean solo de progestágenos, como por ejemplo el ‘desogestrel’.

Lo más aconsejable en cualquier escenario es que consultes con un médico especialista, preferiblemente que conozca tu historial de embarazo y postparto. Sin embargo, al momento de adquirir las pastillas anticonceptivas basta con observar los componentes y comprobar que no haya estrógenos, o al menos que la cantidad sea muy mínima, lo que también es válido.

Otro método: más natural, pero menos fiable

Acá es indispensable aplicar la lógica y cumplir algunas normas al pie de la letra. Se trata del método MELA y consiste en que tu lactancia hace una función anticonceptiva a través de un equilibrio hormonal.

Según explican los expertos, cuando amamantas a tu bebé el nivel de prolactina se mantiene elevado, mientras que se reducen las hormonas que provocan la ovulación, al punto de que no se produce y no hay posibilidad de un embarazo.

Para que el método funcione y no te lleves una nueva sorpresa de nueve meses, la lactancia de tu bebé debe ser muy estricta, es decir no más de 6 horas sin amamantarlo para obtener un 98% de fiabilidad hasta los seis meses. Luego de ese periodo tu bebé comenzará a probar otras comidas, por lo que no podrás cumplir con los tiempos y la seguridad anticonceptiva se verá afectada.

En esta nota

embarazo y lactancia

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain