Qué debo tomar en cuenta al elegir un moisés para mi bebé

No solo se trata de elegir el moisés más tierno, sino el que ofrezca las comodidades y medidas de protección necesarias para un recién nacido, ya que será su primera camita durante 6 meses

moisés para mi bebé

Mientras más amplio sea el moisés, respecto al tamaño de tu bebé, más seguro estará en él. Foto: Freepik

Adquirir un moisés tiene sus ventajas cuando se trata de un bebé recién nacido, pese a que algunas madres prefieren comprar directamente la cuna y omitir este accesorio. Sin embargo, es muy práctico cuando se trata de tener a tu pequeño cerca, gracias a su tamaño y portabilidad. Algunos especialistas recomiendan que al menos los primeros 6 meses son perfectos para que descanse en su moisés.

De acuerdo al portal Very Well Family, esta primera camita te brindará comodidades para vigilar a tu bebé cuando duerme. Además, ocupa poco espacio, por lo que puede estar en tu habitación hasta que decidas trasladar a tu hijo o hija a la cuna de su habitación.

Cómo elegir el moisés ideal para tu bebé: 5 tips

Edad y peso de tu bebé

1

Dos de los factores más determinantes a considerar antes de comparle un moisés a tu bebé, son su peso y edad. Cada moisés viene con un límite de peso, así que debes conocer el peso exacto de tu pequeño y ver si te conviene adquirirlo.

Recuerda además que tu bebé irá creciendo muy rápido con cada mes que transcurre, adquiriendo más peso y tamaño. Generalmente cada fabricante precisa hasta cuándo se puede emplear el accesorio, pero son cifras relativas, ya que podría adquirir las libras en menos del tiempo establecido.

Preferiblemente que no sea mecedor

2

Aunque muchas mamás optan por un moisés con el que puedan balancear a su bebé, para que se duerman más rápido, la realidad que esta opción no es la más correcta.

Los moisés fijos son los ideales para que esté completamente seguro, a diferencia de los mecedores. El riesgo está en que tu bebé aprenda a voltearse por sí mismo y con el peso se incline, de modo que pueda quedar atorado al costado y entre en peligro de asfixia.

Tampoco queremos pintarte un escenario trágico con un accesorio que está diseñado para que tu bebé duerma y descanse, pero no hace daño que conozcas ese detalle.

Que sea fácil de trasladar

3

Cuando vayas a escoger un moisés, asegurate de que su portabilidad sea sencilla y práctica. La idea es que el bebé esté cerca de ti, así que será necesario que ocasionalmente lo cambies de lugar.

Por tanto, el moisés que escojas debe tener un tamaño y peso ideal para un cómodo traslado. Puedes también utilizar ruedas para moverlo, pero siempre y cuando tengan su respectiva protección, frenos y cerraduras, para evitar una accidente.

Colchón bien sujeto

4

Esto es clave. El moisés debe tener buenos soportes del colchón, para que lo sostenga sin doblarse, sino que se quede bien uniforme. De esta manera tu hijo no correrá ningún peligro.

Cualquier padre que su bebé tengas el colchón más suave para dormir, pero tampoco la idea es que se hunda como si estuviese acostado en una cama de algodón. La firmeza del colchón es imprescindible, sin que esto reste su comodidad.

Un moisés prestado

5

Con todos los accesorios y requerimientos del bebé, es comprensible que puedas ahorrar un poco de dinero prestando un moisés o quizás adquiriendo uno de segunda mano.

Pero antes de tomar una decisión verifica todos los detalles anteriores y añade otros factores que debes tomar en cuenta, como cualquier desperfecto, orificio, el estado de colchón e incluso su resistencia. Mejor dicho… revisa todo.

En esta nota

cuidado de bebés

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain