5 tips para elegir la cuna de tu bebé

Aunque cualquier cuna para tu bebé puede lucir perfecta, hay detalles a los que debes prestar mucha atención, desde la distancia entre cada barrote hasta el perfecto encaje del colchón

cuna de mi bebé

A medida que tu bebé crece se animará a explorar cada rincón de su cuna. Foto: Freepik

Comprar todos los accesorios que necesitará tu bebé es muy emocionante. Seguro entras en la tienda y quieres de todo: biberones, juguetes de todos los colores, peluches, accesorios y un sinfín de ropita. ¡Ah! Pero uno de los elementos más importantes es que ocupará la habitación es la cuna, que no solo debe lucir hermosa, sino cumplir con los estándares de seguridad que aquí te contaremos.

Y es que cualquier cuna puede parecer perfecta, pero es necesario analizar si se adaptará a las conformidades de tu bebé, sobre todo si vas a adquirir una de segunda mano o heredarla de algún familiar o amistad. Aun si es nueva, debes prestar atención a los detalles.

A medida que los bebés van creciendo se vuelven más inquietos, queriendo explorar todos los espacios de su cuna, incluso querer salirse de ella, así que antes de seleccionarla mírala hasta por debajo.

Cómo elegir la cuna perfecta para tu bebé

Chequea la distancia entre los barrotes

1

Deben tener un máximo de 6 o 7 centímetros para evitar que tu bebé meta la cabeza entre ellos, o lo que es peor… que se quede atorada su cabecita.

También es aconsejable que estén protegidos con algún tipo de goma u otro material suave, explica el portal Guía Infantil, para que en algún movimiento no se golpeen.

¿Cuna de ruedas? Entonces que tenga frenos

Cuando te aconsejamos que miraras la cuna hasta por debajo, no era una broma. Para facilitar su movilización, algunas de ellas traen ruedas, pero es indispensable que traigan sus respectivos frenos para evitar un accidente.

Los frenos deben ser muy resistentes, ya que en algún momento el bebé logrará pararse en su cunita y podría deslizarse cuando salte o camine sobre ella.

El colchón debe encajar perfectamente

3

No debe tener una altura mayor de 10 centímetros, y por supuesto que sea muy cómodo para el descanso de tu bebé.

Es imprescindible que el colchón se ajuste perfectamente al tamaño de la cuna para evitar que queden huecos en los bordes o esquinas donde luego sus manitas y pies queden atorados.

Un somier resistente

4

Es todo lo que recubre la cuna de tu bebé, por lo que tiene que ser rídiga y con materiales resistentes. También debe tener una altura de unos 60 centímetros (sin incluir el colchón) para que el bebé no pueda alcanzar la parte superior.

Si los bordes son móviles, es decir se suben y bajan, cuida de que siempre estén arriba con el seguro puesto. No te fíes de tu bebé, porque la cuna será su espacio personal y a medida que crece va a curiosear por cada rincón.

Cuidado con alguna pintura tóxica

5

Cuando compramos una cuna de segunda mano o la heredamos de algún familiar, es normal que queramos arreglarla, por lo que empleamos pinturas y barnices para que quede como nuevo.

Si vas a aplicar estos trabajos, cuida de que los materiales no contengan sustacias tóxicas, porque tu bebé se acostumbrará a chupar o morder la cuna en algún momento.

Asimismo, vigila que no haya astillas, en caso de ser de madre, algún clavo en mala posición o una zona de los bordes que esté afilada.

Cuando tu bebé esté creciendo y sea capaz de caminar por la cuna, te recomendamos sacarle todo tipo de almohadas, cojines o juguetes que le sirvan para montarse en ellos y alcanzar la parte superior. Asimismo, nunca la coloques cerca de una ventana, tomacorriente o pared donde haya cuadros colgados.

En esta nota

cuidado de bebés

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain