Cómo evitar que el polen de primavera se apodere de tu casa: 10 trucos de limpieza

El polen puede alojarse en cualquier rincón de tu hogar, pero aplicando estas estrategias de aseo, impedirás que se acumule durante la primavera y ocasione alergias

evitar el polen en casa

Aspirar las alfombras y muebles de tu casa es un remedio efectivo contra el polen. Foto: Freepik

La primavera es para muchos la estación más bella del año, debido al florecimiento de los árboles y el clima más cálido que despide las bajas temperaturas. Pero también es una etapa complicada para quienes son sensibles al polen, que se desprende de las flores y arbustos, y es capaz de colarse hasta los rincones de tu hogar.

De acuerdo al canal WCNC, los niveles de polen están aumentando considerablemente tras la primera semana de la primavera, lo que supone alergias con estornudos, ojos llorosos y picor en la nariz.

Pero gracias a una serie de trucos de limpieza que hoy vamos a enseñarte, tu hogar se convertirá en una fortaleza donde el polen no es bienvenido. Esta medida es importante, sobre todo en tiempos de pandemia, donde debemos aprender a diferenciar los síntomas de una alergia con los del COVID-19.

10 consejos para evitar que el polen de primavera invada tu hogar

Despeja espacios

1

Cuántas más cosas tengas en tu casa, entre muebles y adornos, le darás al polen más lugares donde instalarse, elevando la cantidad de alérgenos.

Al menos durante la primavera, busca despejar algunos espacios, evitando acumular manteles, alfombras y moquetes.

Mantén limpia cada superficie

2

Con la ayuda de un paño húmedo, retira el polvo en todas las superficies de tus muebles y mesas. Un suave viento es capaz de levantar el polen, molestando desde el aire o mudándose a otra zona de la casa.

Usa felpudos

3

Sustituye tus alfombras tradicionales por felpudos, preferiblemente uno en la entrada y otro en la salidad e tu casa.

En estas alfombras de goma es mucho más difícil que se acumule el polen y son más fáciles de limpiar, ya que solo debes rociarles agua.

Quítate los zapatos antes de entrar

4

Las suelas de tu calzado arrastran el polen, por lo que al ingresar a tu casa no te imaginas la cantidad de alérgenos a los que estás dando paso.

¿Por qué crees que nos recomendaron hacerlo desde que inició la pandemia? Lo más sensato es quitártelos antes de entrar y sacudirlos un poco.

Cámbiate de ropa en cuanto llegues a casa

5

Si lo primero que haces es tirarte en la cama o sentarte en los muebles, el polen que traes en la ropa terminará donde te recuestes.

Lo mejor es despojarte de las prendas que estabas utilizando y depositarlas en el cesto de la ropa sucia o directamente en la lavadora.

Aspira con frecuencia

6

¡Esto es clave! El polen de primavera se mantiene al margen cuando aspiras tu hogar constantemente. Muebles, sillas, camas, alfombras y todos los objetos que puedan limpiarse con este electrodoméstico.

No descuides los techos

7

El polen es tan ligero que no siempre cae, sino que se mantiene en el aire o reposa en las esquinas de los techos. Trata de limpiar estas zonas con un paño húmedo para evitar qye se acumule.

Humidificador en los dormitorios

8

Este artefacto es para múltiples escenarios, incluso es uno remedios cuando tu pareja ronca y el problema interfiere en la relación.

En el caso del polen de primavera, el humidificador alivia los efectos de las alergias y es ideal al momento de dormir para evitar que despiertes con una molestosa rinitis.

Lava las sábanas una vez por semana y cambia las cortinas

9

Es una precaución más que efectiva para evitar que el polen se acumule en tu hogar. Aunque luzcan limpias, es necesario que laves las sábanas cada semana. Otro truco es comprar materiales hipoalergénicos.

Lo mismo ocurre con tus cortinas, que deberías cambiarlas una vez al mes.

Ojo con los espacios inéditos

10

Para evitar que el polen de primavera se apodere de tu casa, necesitas prestar atención en las zonas donde quizás ni pensaste que se podía acumular. Estos son: ventiladores de techo, el horno, debajo de los electrodomésticos, papeleras e incluso la perilla de las puertas.

Para deshacerte de estos granos microoscópicos no necesitas ir a la sección de aseo en el supermercado y adquirir los productos químicos más costosos, ni mucho menos combinarlos. Básate en lo sencillo: limpiar. El resto consiste en aplicar las estrategias.

En esta nota

limpieza del hogar

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain