Qué es lo peor que puedes hacer luego de hacer ejercicio

Tu rutina saludable no termina cuando sueltas las pesas o te bajas de la caminadora

ejercicio

Es importante que tomes ciertos cuidados después de tu rutina. / Foto: Unsplash

Hacer ejercicio es tan positivo que sus efectos no terminan cuando acabas tu rutina en casa o en el gimnasio: durante el resto del día tu cuerpo continúa quemando calorías, gracias al empujón que le dio la actividad física, y experimentas una sensación de bienestar debido a la producción de endorfinas que disminuyen el dolor emocional y te hacen sentir feliz y en paz.

Así como disfrutas sus beneficios, debes saber que tu cuerpo requiere algunos cuidados después de la actividad física, y no dárselos es un error. ¿Qué es lo peor que puedes hacer luego de hacer ejercicio? Juan Francisco Marco, profesor del Centro de Ciencia Deportiva y Fitness Alto Rendimiento en España, le contó a la BBC algunos errores que solemos cometer al terminar nuestra rutina diaria.

Errores después del ejercicio

estiramiento
Foto: Unsplash

No te tapas bien

Ya sé que soné a tu abuelita o a tu mamá, pero el experto señala que, después de la actividad física el cuerpo está tratando de recuperarse del esfuerzo, así que nuestras defensas bajan. Si no te abrigas bien, es más fácil que te contagies de algún virus o alguna bacteria de esos que andan pululando por ahí.

No te hidratas

Puede que no consumas agua durante la rutina, pero sí tienes que hacerlo después. El agua natural es suficiente para ello, pero si lo prefieres puedes consumir una bebida isotónica. Lo que no está permitido, según el experto, es consumir bebidas energéticas después del ejercicio, pues estimulan a tu cuerpo justo cuando necesitas detenerlo y relajarlo un poco.

No te bañas

Más allá de la higiene, darse una ducha fría después del ejercicio es el ideal para cualquiera que desee aprovechar al máximo los beneficios del ejercicio. Este hábito tonifica la piel, estimula la circulación sanguínea y ayuda a tu metabolismo a quemar más grasa, gracias al cambio brusco de temperatura. Así que puedes intentarlo con agua tibia y cada vez más tibia hasta llegar al agua helada.

No te estiras al final

Luego de subir tu ritmo cardiaco y estresar tus músculos con el ejercicio, es fundamental tomarte unos minutos para estirar tu cuerpo suavemente y recuperar tu ritmo normal de respiración; de esta manera evitarás lesiones al disminuir la tensión muscular y tu cuerpo sabrá que la rutina terminó. Marco recomienda hacer sólo un par de estiramientos por músculo de entre 15 y 20 segundos cada uno.

Fumas

Al realizar actividad física, tu sistema respiratorio está activo y receptivo, así que todo lo tóxico del tabaco afectará tus pulmones y tu corazón con mayor facilidad. Parece una verdad de Perogrullo, pero mucha gente lo hace: fumar es contraproducente para tu salud en cualquier momento del día, pero después de hacer ejercicio es un error garrafal.

¿Y beber?

Además del alto contenido calórico que suelen tener las bebidas alcohólicas, los efectos secundarios que provocan no son nada recomendables después de tu rutina saludable de ejercicio. Sin embargo, algunas investigaciones aseguran que una cerveza puede hacerte recuperar aminoácidos, minerales, vitaminas y antioxidantes. Claro, cuida que sólo sea una, no sea que termines bebiéndote todas las calorías que habías quemado y, además, con problemas para mantener el equilibrio.

Mira por qué consumir cerveza puede ser bueno para tu salud.

No te alimentas bien

Lo que comes después de hacer ejercicio es fundamental para recuperar energía y para reparar tus músculos, que sufren microrroturas durante el ejercicio. Así que asegúrate de consumir cantidades moderadas de proteínas y carbohidratos como atún, soya, arroz, pasta o cereales; evita azúcares, frutas y lácteos. Eso sí: recuerda siempre que hacer una hora de ejercicio diariamente no es una carta blanca para comer todo lo que quieras en el momento que quieras; mejor sigue el consejo de un nutricionista.

Te acuestas luego del ejercicio

Marco sugiere detener la actividad física gradualmente, no de un momento a otro, por lo que es mejor mantenerte activo moderadamente luego de tu rutina antes que tirarte en un sillón.

En esta nota

actividad física mejorar tu bienestar

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain