5 efectos de la cafeína en el cerebro

Esa deliciosa taza de café por la mañana no es tan inocente

cafe

Aunque la cafeína está presente en varios alimentos, el café es el villano favorito. / Foto: Pixabay

En una mañana normal, para activarte, no hay nada mejor que beber una aromática taza de café caliente que te permitirá iniciar el día; al menos yo, si no tomo café por la mañana, siento que no “carburo”. Si esta escena también es parte de tu rutina, perteneces al 64 por ciento de los estadounidenses que beben café luego de poner un pie afuera de la cama.

Pero, si no acostumbras el “decaf”, la realidad es que la cafeína que consumes en tu café puede tener algunos efectos en tu cerebro, especialmente si tu consumo va más allá de las tres tazas al día.

Y aunque, cuando hablamos de cafeína, el café es el villano favorito, hay que recordar que otros alimentos la contienen, como las sodas de cola, las bebidas energéticas o ciertos tipos de té. La cafeína es una sustancia psicoactiva capaz de alterar el estado de conciencia y pertenece a los llamados alcaloides, al igual que la nicotina, la morfina o la cocaína.

La Universidad Médica de Innsbruck, en Austria, realizó un estudio sobre algunos efectos de la cafeína en el cerebro. Te contamos algunos de ellos.

1

Los lóbulos frontales del cerebro son responsables de regular procesos como la memoria a corto plazo y la atención. Los investigadores comprobaron que el consumo de cafeína puede modificar la forma en que estos lóbulos se desempeñan en un día rutinario.

2

¿Por qué nos despierta el café? Porque su efecto mantiene nuestro cuerpo en estado de alerta. Cuando consumimos café en exceso, esta condición puede alterar nuestro ritmo cardiaco, incrementar el bombeo de sangre y agitar nuestra respiración, al punto que puede causarnos irritabilidad y ansiedad.

3

La cafeína puede cambiar la acción de ciertos neurotransmisores en el cerebro. Por ejemplo, bloquea la acción de la adenosina, sustancia responsable de nuestra sensación de sueño por las noches y que se también activa en nuestro organismo cuando despertamos. Por eso, cuando bebemos café por la tarde o cerca de la hora de dormir, es probable que nos cueste más trabajo conciliar el sueño.

4

La dopamina es un neurotransmisor que interviene en el estado de fatiga y cansancio, pero la cafeína en exceso puede impedir que la dopamina se reabsorba y que sintamos el cansancio natural de un día normal. Además, sus efectos se sienten unos 15 minutos después de consumirla pero pueden persistir hasta cinco o seis horas después.

5

Ahora bien, no todo es negativo: consumida en cantidades moderadas (no más de tres tazas de café al día, por ejemplo), la cafeína aumenta nuestra capacidad de concentración y nos mantiene alerta sin alterar nuestro estado de ánimo.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain