Esto le pasa a tu cerebro con la meditación

Una práctica que puede cambiar no sólo tu cerebro, sino tu vida

meditar

Para meditar no necesitas ningún equipo ni escenario especial. / Foto: Yanalya en Freepik

Meditar no es poner la mente en blanco, eso es casi imposible; tampoco es sentarte a no hacer nada. Meditar es disponer de unos minutos para observar tus pensamientos, tus emociones y tus sensaciones sin centrarte en ninguno de ellos y sin distracciones. Meditar es observar y conectarte con el ahora.

Existen muchas técnicas, pero la más sencilla es sentarte cómodamente, en silencio y observar a dónde va tu pensamiento, qué siente tu corazón y cómo está tu cuerpo. Y eso es. Cualquiera que sea el método que elijas, te diremos qué le pasa a tu cerebro con la meditación.

Tu cerebro envejece menos

Un estudio de la Universidad de California en Los Ángeles analizó el cerebro de personas con varios años de práctica de la meditación y encontró que, a pesar de su edad, el volumen de su materia gris era mayor que el de las personas que no meditaban. Es decir que sus cerebros envejecían a un ritmo más lento.

Cambia áreas claves del cerebro

La Universidad de Harvard realizó un estudio para demostrar si la meditación podía cambiar la estructura biológica del cerebro. La respuesta es que sí: en sólo ocho semanas de meditación los participantes de la investigación aumentaron el grosor del hipocampo (el área de aprendizaje y memoria), disminuyeron la amígdala (responsable de sensaciones como el estrés, el miedo y la ansiedad), y redujeron la actividad cerebral que nos hace cuestionarnos y juzgarnos a nosotros mismos.

Reduce la depresión y la ansiedad

Una investigación de la Universidad Johns Hopkins demostró que el impacto de la meditación en el cerebro es similar al que tienen algunos antidepresivos y ansiolíticos. Otro estudio de la Universidad de Stanford encontró que meditar puede cambiar el cerebro de las personas al reducir las zonas relacionadas con la ansiedad, el estrés y la presión social. Y aunque la ciencia señala que la meditación no es mágica, también ha encontrado que los efectos de un curso de ocho semanas, por ejemplo, pueden extenderse por varios años.

meditar
Foto: Yanalya en Freepik

Ayuda a la concentración

Si tu mente divaga durante el día y te encuentras haciendo una cosa y luego otra y todas a medias, meditar puede ayudarte. Un estudio canadiense demostró que la meditación aumenta la capacidad de concentración en las actividades cotidianas, aspecto que puede mejorar tu calidad de vida.

Es una herramienta contra la adicción

La Sociedad Estadounidense del Pulmón encontró que, para muchas personas, la meditación es más efectiva que otros programas para dejar de fumar y con efectos más prolongados. Otras instituciones han explorado los efectos positivos de la meditación en el tratamiento de personas con estrés postraumático severo, como veteranos de guerra, que muchas veces puede desencadenar conductas adictivas y agresivas.

Meditar no cambiará tu vida de la noche a la mañana, porque no es una receta mágica, pero sí puede brindarte un momento de conexión contigo misma que, a largo plazo, puede tener muchos beneficios en tu vida. Y no necesitas ningún equipo ni escenario especiales: si dispones de unos minutos de silencio sin interrupciones, ya tienes lo necesario para iniciar una práctica de meditación.

En esta nota

técnicas de mindfulness

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain