Qué alimentos nunca deben comprarse congelados y por qué

Lo ideal es optar siempre por los comestibles frescos, pero si necesitamos adquirir algún producto congelado, hay que estar atentos de su contenido para saber si lo compramos o no

Debemos estar atentos al etiquetado de los productos congelados. / Foto: Freepik

Debemos estar atentos al etiquetado de los productos congelados. / Foto: Freepik

No podemos negar que los alimentos congelados que adquirimos en el supermercado son una verdadera ventaja a la hora de cocinar. Si se trata de carnes, encontramos las cantidades necesarias para cocinar ese día; y si son verduras, no hace falta limpiarlas, pelarlas ni picarlas. No obstante, al momento de buscar estos productos en el supermercado, debemos estar muy atentos al etiquetado.

Aunque los alimentos congelados como verduras, frutas, carnes y pescados mantienen los mismos nutrientes de cuando estaban frescos, la mayoría de ellos pierden su sabor original o ganan una textura diferente después de descongelar.

Te cuento el caso de las fresas, las que solemos comprar congeladas para hacer sólo batidos, y nunca para preparar una ensalada. ¿No les pasa? Para comerlas solas las preferimos frescas, ¿o no?

Pero a esto hay que sumarle otro dato más: los aditivos como la sal y azúcar; y los conservantes artificiales. Y es que en la mayoría de los casos, antes de congelar frutas o carnes, estos suelen ser sometidos previamente a procesos en los que se les adiciona alguno de estos componentes para hacerlos lucir bien en el empaque y, después de descongelar tengan una mejor textura y sabor.

A estos productos hay que meterles la lupa y, en la medida de lo posible, evitar comprarlos para el cuidado de nuestra salud.

Los alimentos frescos son mejores

El sabor de las frutas y verduras frescas es mucho mejor que las que compramos congeladas, ocurriendo lo mismo con los pescados y las carnes que adquirimos en ese estado.

Asimismo, a la hora de cocinar también es más recomendable optar por los alimentos frescos, porque hacen más sencillo controlar el punto de cocción, sobre todo en el caso de las verduras, las cuales son difíciles de dejar al dente cuando son congeladas, siempre quedan aguadas.

Finalmente, aunque el valor nutricional de un alimento congelado es igual al de uno fresco, la desventaja de los primeros es que nos durarán menos tiempo en la nevera una vez descongelados.

Seguridad alimentaria

En cuanto a seguridad alimentaria, el proceso de congelamiento de los alimentos hace que se bloquee el crecimiento de microbios, haciéndolos seguros para su consumo. Claro, siempre y cuando se haya respetado la cadena de frío, de lo contrario, nos encontraríamos con un producto deteriorado.

En esta nota

dieta saludable

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Te puede interesar

Enlaces patrocinados por Outbrain