Cómo curar la amigdalitis con 10 remedios caceros

La amígdalitis es una afección causada por bacterias

Conectar con la respiración ayuda a manejar el estrés de la maternidad

A las molestias del cuerpo es importante prestarles atención.

Se conoce por amigdalitis la inflamación de las amígdalas, que son, básicamente, dos masas de tejido de forma ovalada situadas en ambos lados de la parte posterior de la garganta.

La mayoría de las veces la amigdalitis es causada por virus comunes, pero una infección bacteriana tambié pueden ser la causa.

Las amígdalas son la primera línea de defensa del sistema inmunitario contra las bacterias y los virus que ingresan a la boca.


Recibe gratis todas las noticias en tu correo

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Esta función puede hacer que las amígdalas se vuelvan especialmente vulnerables a la infección y la inflamación.

Algunos de los factores de riesgo de la amigdalitis son los siguientes:

Es importante saber que todos podemos sufrir de amigdalitis dado que afecta, en la mayoría de los casos, a los niños de entre 5 y 15 años.

También es cierto que todos estamos muy expuestos a la exposición con gérmenes de distintos tipos. 

Y en el caso de los niños, especialmente aquellos en edad escolar, están en el mayor grupo de riesgo por estar expuestos a diferentes virus de contacto.

Si bien es cierto que la inflamación de las amígdalas es algo muy común y tiene un tratamiento rápido y sencillo, puede que se complique el cuadro si no hay atención médica a tiempo:

Por ejemplo, una persona con amigdalitis puede mostrar interrupción de la respiración durante el sueño, lo que también se conoce como apnea obstructiva del sueño, y aquí ya es una condición que atiene el médico otorrino.

Si la infección se propaga profundamente a los tejidos circundantes, el cuadro viral se va a extender por más tiempo y va a generar otras afecciones en el cuerpo.

Algunos de los síntomas más comunes son:

  • Fiebre reumática, dolor o ardor en la zona de la garganta, ronquidos o respiración obstruída, pérdida del apetito.

Remedios caceros

Los remedios caseros para la amigdalitis ayudan a aliviar los síntomas si estás en una zona con pocos centros médicos o profesionales confiables.

Pero ninguno de estos remedios son sustitutos de un tratamiento profesional otorrinolaringólogo, especialmente cuando el dolor de garganta es muy fuerte, se acompaña de pus en la garganta y fiebre o cuando los síntomas no mejoran después de 2 días.

Agua tibia y sal

Para usar este remedio casero, puedes: mezclar la sal en el vaso con agua hasta que se disuelva por completo y la mezcla quede transparente.

Después, colocar uno o dos sorbos en la boca, inclinar la cabeza para atrás y realizar gárgaras durante 30 segundos aproximadamente. Al finalizar, verter el agua y repetir hasta acabar la mezcla. 

Esta técnica es bastante utilizada para reducir de forma rápida el dolor y puede realizarse hasta 4 ó 5 veces al día

Té de jengibre

Este es el más recomendado cuando empiezan los síntomas: colocar el agua para hervir y agregar el jengibre. Dejar hervir por 5 a 10 minutos.

Luego, puedes retirar el jengibre de la taza y beber el té de 3 a 4 dosis divididas a lo largo del día.

Este té debe evitarse en personas con úlceras en el estómago o que están. bajo tratamiento con anticoagulantes, ya que puede aumentar el riesgo de sangrado o hemorragia.

Cómo prevenir la amigdalitis

Los gérmenes son bacterianas virales contagiosas por contacto, por ello, tener buenos hábitos de higiene es vital.

En caso de tener niños pequeños, siempre es importante enseñarles a realizar lo siguiente:

  • Lavarse las manos completamente y con frecuencia, sobre todo después de ir al baño y antes de comer
  • Evitar compartir alimentos, vasos, botellas de agua o utensilios
  • Reemplazar el cepillo de dientes después de recibir un diagnóstico de anginas

Para ayudar a tu hijo a prevenir la propagación de una infección bacteriana a otras personas:

  • Mantén a tu hijo en la casa cuando está enfermo
  • Pregúntale al médico cuándo puede volver a la escuela tu hijo
  • Enséñale a tu hijo a que tosa o estornude en un pañuelo de papel o, cuando sea necesario, en la parte interna del codo
  • Enséñale a tu hijo a que se lave las manos después de estornudar o toser

En esta nota

salud fisica
Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain