Día Mundial de la Suegra: 6 tipos de suegras que pueden tocarte en tu matrimonio

El Día Mundial de la Suegra surgió en 1935, por iniciativa del periodista Eugene "Gene" Howe, en Estados Unidos. Se empezó conmemorando el 5 de marzo, pero luego se trasladó al 26 de octubre. La palabra suegra viene del latín "socrus", que significa madre del marido o madre política

Tipos del suegras que puedes toparte en tu matrimonio

Te lleves bien o mal con tu suegra, la convivencia con ella es un constante pulso donde puede reinar la paz o los conflictos rutinarios. Crédito: Shutterstock

Están aquellas que influyen en la relación con tu pareja, otras que son muy amorosas, e incluso hay algunas que hacen brujerías para alejarte de su hijo. Estos son algunos de los tipos de suegras que puedes toparte en tu matrimonio, pero el listado es más amplio, así que prepárate para conocer las distintas versiones de esa mujer que llega a ser tan amada o tan detestada.

6 tipos de suegras que pueden tocarte en tu matrimonio

La encantadora

1

Es uno de los mejores tipos de suegra que puede tocarte, porque se caracteriza por ser amable, comprensiva y dispuesta a ayudarte en todo momento, incluyendo el cuidado de sus nietos.

A veces puede ser empalagosa, porque querrá estar con ustedes más del tiempo del necesario. Sin embargo, es detallista, tiene gestos contigo y compartir con ella luce como una verdadera reunión familiar.

La controladora

2

Es la típica suegra que quiere educar a tus hijos todo el tiempo y hasta te critica. También querrá estar al pendiente de tu relación y confirmar que están llevando un matrimonio sano y conveniente.

Tiende a ser pedante e imponente, pero el problema se acabará cuando fijes los límites. La intervención de tu pareja es fundamental para que la situación no empeore, aunque por lo general, las suegras controladoras tienen hijos mimados y controlados.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

La negociadora

3

Si te toca vivir con tu suegra, la “negociadora” es una de las más adecuadas para que la convivencia pueda fluir. Es aquella que “promete” no meterse en tu relación, siempre que la casa luzca como a ella le gusta.

Suele hacer comentarios desafortunados y tiene un humor sarcástico, pero omitir sus palabras o responder de manera sabia puede ahorrarte muchos problemas. Si no soportas vivir con ella, la solución es que te mudes a una casa propia.

No es una mala persona, pero sí luce complicada. Es la típica suegra que se comporta como suegra, es decir, la de los chistes de suegras.

La "mami-suegra"

4

Después de “la encantadora”, la “mami-suegra” es la segunda mejor que puede tocarte. Incluso, podría convertirse en tu favorita, sin embargo, el gran problema es que se involucra en tu relación.

Te adora y quiere tratarte como a una hija más, al punto de darte la razón o defenderte ante las discusiones con tu marido. Siempre está dispuesta a darte consejos y luce comprensiva, pero al final debes procurar que no asfixie tu matrimonio.

La reina del "yo sabía"

5

También se le conoce como “la adivinadora”, porque sus expresiones favoritas son: “te lo dije”, “yo sabía” y “no me lo cuentes, que ya lo sé todo”.

Francamente, es buena suegra, cariñosa y confidente, pero ese “yo sabía” podría hartarte en algunos escenarios, sobre todo cuando eres tú la que ha cometido un error.

La telefonista

6

Prepárate para recibir llamadas todos los días, cada ciertas horas. Así es la suegra telefonista, que en todo momento querrá estar en contacto con tu hijo para saber cómo marcha la relación.

No es un tipo de suegra típico, y aunque tiene algo de controladora, realmente no es mala persona ni mala suegra.

Se presenta con mayor frecuencia cuando hay nietos de por medio, ya que querrá llamarlos a toda hora para que “no extrañen” a su abuela.

Indistintamente del tipo de suegra que te toque en tu relación (o con la que debas convivir), recuerda que la comunicación con tu pareja y el hábito de fijar límites son tus mejores aliados para evitar conflictos familiares. Y si definitivamente no se la llevan bien, una mudanza podría ser la solución más sana.

En esta nota

conflictos familiares

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain