Mi orina huele mal: 6 posibles razones y tres de ellas indican que debes ir al médico de inmediato

La doctora Cassandra Kovach, nefróloga de Cleveland, y el doctor Dhruti Patel, desde Nueva York, explicaron cuáles son las posibles razones u afecciones que podrían alterar el olor de tu orina, llevándola a tener un aroma desagradable

7 razones por las que tu orina puede oler mal

Si acudes al baño y notas que tu orina tiene un olor muy desagradable, fuera de lo natural, enfócate en encontrar los posibles motivos. Crédito: Shutterstock

Cuando vas al baño y percibes que tu orina huele mal, definitivamente algo no está bien. Claro, que tampoco esperes que huela a rosas, pero entiéndase que “mal” significa un aroma fuerte, fétido o fuera de lo natural.

Al igual que el color, el olor de la orina puede informarte sobre tu salud. Incluso, hay investigadores que trabajan en la posibilidad de detectar el VPH con un examen de orina.

La doctora Cassandra Kovach, nefróloga de la Clínica Cleveland, en Ohio, y el doctor Dhruti Patel, urólogo del Sistema de Salud Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York, detallaron cuáles son los motivos que afectan el olor de tu orina. Ambos coincidieron en que será más fuerte cuando presenta más productos de desecho, sin embargo, a varias de las razones debes prestarle mucha atención y deberías acudir al médico de inmediato.

6 posibles razones por las que tu orina puede oler mal

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Estás deshidratado

1

Cuando no tomas suficiente agua, tu orina concentra más productos de desechos no diluidos, sin embargo, tus riñones se esforzarán en procesarlos, lo que resulta en una orina más oscura y con olor más fuerte.

“Beba suficiente agua para no sentir sed y beba más cuando haga calor y cuando haga ejercicio”, recomendó la doctora Cassandra Kovach.

Algún medicamento o vitamina

2

Sobre todo los antibióticos, como la penicilina, pueden causar un olor muy similar al moho en tu orina. Asimismo, hay suplementos vitamínicos que alteran la composición química del líquido, haciéndolo más concentrado.

En este caso, es normal que ocurra, pero es aconsejable que te asegures de estar consumiendo la dosis correcta.

Lo que estás comiendo

3

Según señala la nefróloga Cassandra Kovach, hay alimentos que intensifican el olor de tu orina. Por ejemplo: el ajo, las cebollas y los espárragos. Este último, incluso, podría hacer que percibas un olor a huevo vencido o podrido.

Otros alimentos que menciona el doctor Dhruti Patel, y que también alteran el olor de tu orina, son: bruselas, café, miel, frutos secos, hinojo, té negro y las bebidas alcohólicas.

Infección del tracto urinario

4

Cuando padeces una infección del tracto urinario, es casi seguro que tu orina arrojará un olor fuerte, como a amoniaco. Sin embargo, hay otros síntomas que pueden aparecer primero: dolor y ardor al orinar, por lo que es vital que acudas al médico en cuanto sientas alguna de las molestias o ambas.

El doctor Dhruti Patel señala que el olor a amoniaco en tu orina significa que no has atendido los síntomas anteriores. “Aumenta tu consumo de agua a 100 onzas más al día”, indica el experto.

Diabetes mal controlada

5

Cuando tienes una diabetes no diagnosticada o mal manejada, es muy probable que tu orina arroje un olor afrutado, debido a la glucosa extra que se está quedando en tu organismo.

Si identificas el extraño aroma, acude inmediatamente al médico y hazte los estudios correspondientes, incluyendo tus niveles de azúcar en la sangre, dice el doctor Dhruti Patel. De principio, el experto recomienda que reduzcas el consumo de comidas y bebidas dulces.

Enfermedad hepática

6

Cuando el hígado no está funcionando correctamente, advierte la doctora Cassandra Kovach, también es muy probable que tu orina adopte un olor a humedad o amoniaco. Sin embargo, dicho síntoma debería ir acompañado de coloración amarillenta en la piel, moretones, náuseas e hinchazón abdominal.

La especialista recomienda que acudas a una consulta médica lo más pronto posible, a modo de que recibas un diagnóstico completo. Con suerte, algunos cambios en tu estilo de vida podría ser suficiente, pero si la etapa de la enfermedad es avanzada, podrías requerir medicamentos o hasta cirugía.

La información contenida en este artículo es solo para fines educativos e informativos y no pretende ser un consejo médico o de salud. Siempre consulte a un médico u otro proveedor de salud calificado con respecto a cualquier pregunta que pueda tener sobre una condición médica u objetivos de salud.

En esta nota

prevención de enfermedades

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain