Enseñar buenos modales a los niños: 8 recomendaciones de una experta

Que pidan las cosas por favor, que den las gracias, que aprendan a saludar, a comer con la boca cerrada, a tocar la puerta antes de entrar y que sepan disculparse ¿Es acaso mucho pedir?

Enseñar buenos modales a los niños, Estar Mejor

Laura Linn Knight, educadora para padres y exmaestra de escuela primaria, explicó que lo primero es ser congruente con lo que le pedimos a los niños, debido a que ellos imitan más que todo a sus padres. Crédito: Pexels

Que pidan las cosas por favor, que den las gracias, que aprendan a saludar, a comer con la boca cerrada, a tocar la puerta antes de entrar y que sepan disculparse ¿Es acaso mucho pedir? Enseñar buenos modales a los niños puede ser todo un reto, pero no es misión imposible. 

Te presentamos 8 recomendaciones de una experta para enseñar a los más pequeños de la casa los modales de las maneras más eficientes y efectivas.

Laura Linn Knight, educadora para padres y exmaestra de escuela primaria, explicó que lo primero es ser congruente con lo que le pedimos a los niños, debido a que ellos imitan más que todo a sus padres y a las personas que los rodean.

Por eso, si quieres que digan por favor y gracias deben verte diciendo “las palabras mágicas” en tu interacción con los demás.

Esta misión debe comenzar casi tan pronto como cuando comienzan a hablar, es decir, entre los 1 y 2 años de nacidos.

Asimismo, puedes ayudarte con los cuentos ilustrados que tengan historias relacionadas a los modales y que incentiven el debate sobre las buenas y malas maneras. 

Déjalo que se exprese, que se ponga en los zapatos de los personajes, que diga cómo se sintieron y qué cambiarían, será bastante entretenido.

Ponerlos en perspectiva de las situaciones cotidianas les dará una visión más amplia, al tiempo que practican la lectura o comparten tiempo de calidad contigo mientras les lees un cuento.

Adicionalmente, Knight recomienda el juego de aparentar que consiste en que tomes algunos personajes de los juguetes de tu hijo e imiten situaciones cotidianas en las que se resuelvan los asuntos para que puedan tener otro punto de vista sobre estos.

“Es una de las mejores formas de enseñar modales a un niño en edad preescolar, ya que permite a los padres pasar un tiempo especial con sus hijos. El resultado final es una experiencia de aprendizaje socioemocional a la que los niños pequeños son particularmente receptivos, con lecciones que se traducirán en la vida diaria”

Laura Linn Knight Educadora para padres y exmaestra de escuela primaria

De acuerdo con la experta, hay cosas que debes evitar si quieres enseñarle buenos modales a tus hijos, y una se trata de no reaccionar a los berrinches o pataletas de una manera autoritaria, amenazadora o agresiva.

“Este enfoque de crianza reactivo es dañino de muchas maneras y niega los modales que un padre está tratando de inculcar en su hijo”

Laura Linn Knight Educadora para padres y exmaestra de escuela primaria

En otras palabras, no puedes intimidar a tu hijo para que sea cortés. No será beneficioso y no cumplirás tu cometido.

Ah, y no se vale justificar el trato autoritario de crianza basado en tu propia (mala) experiencia con tus padres. Se trata de hacerlo mejor, ¿no crees?

De la misma manera con los niños pequeños se deben evitar las recompensas de regalos, calcomanías o golosinas. Que pueden en el futuro generar grandes sentimientos de frustración o trastornos de la alimentación.

En su lugar, sugiere que los padres se ciñan a reconocimientos verbales sinceros de buen comportamiento.

Modales en la mesa

Una manera increíble de enseñar los modales en la mesa es tener todas las semanas comidas en conjunto en las que todos los participantes de la familia se vistan elegantemente.Saca las servilletas de tela y haz que todos se pongan sus mejores ropas. 

“La novedad de esta cena hace que los niños estén ansiosos por participar y sus modales en la mesa se trasladarán también en otras cenas durante la semana"

Solo ten claras las expectativas de acuerdo a la edad de tu pequeño.

Higiene

Si estás enseñando a tu hijo a lavarse las manos, cepillarse los dientes o cubrirse la boca al toser y estornudar, debes saber que estas prácticas básicas de higiene son esenciales y se enseñan mejor mediante la repetición y la rutina.

Empieza por enseñarles a los niños pequeños la importancia de la higiene básica asistiéndolos en esas tareas. Entre los 3 a 5 años deja que tu hijo intente estas tareas de forma independiente, pero con supervisión. Para los 6 a 9 años, ya debería poder hacer su rutina diaria de higiene por sí solo y sin que se lo pidan.

Hablar por turnos

Los gestos con las manos pueden ser una herramienta útil cuando se trata de enseñarles a hablar por turnos. Con los niños de 3 años en adelante hay que trabajar para encontrar una señal que puedan usar para indicar a tu hijo que es o no su turno para hablar.

Se trata de un acuerdo mutuo en el que la señal visual resultante ayudará a tu hijo a desarrollar el autocontrol. 

Sigue leyendo:

En esta nota

crianza de los hijos

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain