Cerebro humano: descubren un circuito cerebral que estimula las creencias religiosas y espirituales

Los investigadores observaron un aumento o disminución en las creencias espirituales de un paciente, luego de someterse a una cirugía cerebral por tumor o daño craneoencefálico

cerebro humano

Tras una minuciosa investigación, el cerebro humano volvió a arrojar impresionantes curiosidades. Foto: Unsplash

¿De verdad existe una parte del cerebro que estimula nuestras creencias religiosas? Así lo ha podido comprobar un equipo de investigadores mediante un conjunto de datos que pertenecen a pacientes neuroquímicos, es decir con lesiones cerebrales. En el estudio publicado en la revista Biological Psychiatry, los científicos afirmaron que se ha indagado muy poco sobre la neurociencia de la espiritualidad, pese a que más del 80% de la población mundial se considera religiosa.

Para poder dar con los resultados, el equipo del Brigham and Women’s Hospital recopiló datos de 88 pacientes que alguna vez se sometieron a cirugía para extirpar un tumor cerebral. La investigación consistía en que cada uno completara una encuesta sobre la aceptación espiritual antes y después de la intervención. Fue allí cuando se percataron que 30 de las personas habían tenido una disminución en sus creencias espirituales tras salir del quirófano, mientras que otros 29 presentaron un aumento.

Al parecer todo se debe a un circuito centrado en el gris periacueductal, una región del tallo cerebral que asocia las lesiones cerebrales con la información espiritual del paciente, reseñó Hindustan Times. Se conoció que la misma zona está implicada en el condicionamiento del miedo, la modulación del dolor y hasta el comportamiento altruista.

Puedes volverte hiperreligioso después de una lesión cerebral, dice el estudio

Para validar las primeras conclusiones, los científicos decidieron observar los datos compuestos de otros 100 pacientes, quienes habían sufrido traumatismo craneoencefálico penetrante durante la guerra de Vietnam, la cual surgió entre 1955 y 1975.

El doctor Michael Ferguson, investigador principal del Centro Brigham de Terapéutica del Circuito Cerebral, explicó que “la espiritualidad y la religiosidad están arraigadas en dinámicas neurobiológicas fundamentales y profundamente entrelazadas en nuestro tejido neurológico”. Aunque su análisis es bastante técnico, la conclusión es que las creencias (de fe) de una persona que se somete a cirugía cerebral podrían verse estimuladas positiva o negativamente.

El especialista apuntó que en algunos informes de los pacientes hubo casos donde se volvieron hiperreligiosos luego de experimentar una lesión cerebral que afectara los nodos negativos del circuito antes descrito.

El doctor Ferguson soltó otro dato interesante y que podría ir más allá de la ciencia: “Nos sorprendió descubrir que este circuito cerebral para la espiritualidad se centra en una de las estructuras cerebrales más conservadas en el proceso evolutivo”.

Las investigaciones continuarán en personas de distintos orígenes religiosos

El equipo de científicos está convencido de que los estudios deben profundizarse, ya que los datos utilizados hasta el momento no brindan informaciones precisas, como por ejemplo la crianza de un paciente, la cual puede ser bastante influyente en sus creencias religiosas y espirituales.

Para obtener más respuestas, el doctor Michael Ferguson subrayó que la investigación continuará con personas de distintos orígenes religiosos, ya que los pacientes observados hasta ahora eran de culturas donde predomina el cristianismo.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain