4 consejos para lograr que tu hijo empiece a dormir solo en su cama

El amor y la paciencia serán tus mejores aliados para acostumbrar a tu pequeño a que pueda dormir solo en su propia cama y habitación, hecho que además le favorece en su desarrollo e independiencia

cómo lograr que tu hijo duerma solo

En ocasiones los juguetes dan a los niños mayor seguridad para dormir solitos y cómodos en su propia habitación. Foto: Freepik

Si sientes que ya es hora de que tu hijo o hija deje de dormir en tu cuarto y empiece a ocupar su habitación y cama, debes prepararte para este proceso, que de antemano te contamos que no es tarea fácil. La transición, que también podría referirse de la cuna a la cama, requiere de mucha paciencia para lograr que se acostumbre.

Es muy probable que al principio, a pesar de que lo dejes profundamente dormido, al rato sientas que está nuevamente metido en tu cama abrazándote, como si de aferrarse a la vida se tratara. También puede ser que las pesadillas interrumpan su descanso y a medianoche implore que estés junto a él.

Sin embargo, que aprenda a dormir solo es crucial para su desarrollo. De esta manera dominará sus miedos y también será mucho más independiente, según el portal Eres Mamá. Así que con mucho amor y estrategia debes guiarlo a que empiece esta nueva etapa de su niñez.

Cómo lograr que tu hijo se acostumbre a dormir en su cama

Acompáñalo hasta que se quede dormido

1

Por muy acolchadas que estén sus almohadas, y lo suaves y calientitas que estén sus cobijas, lo que más le brindará comodidad es tu presencia. Así que de principio es probable que debas quedarte a su lado hasta que esté profundamente dormido.

De esta manera sentirá más confianza en su habitación y menos que ocurra algún contratiempo, allí amancerá.

Debes estar segura que haya conciliado el sueño, ya que es posible que al principio creas que está dormido y al intentar salir de la habitación te darás cuenta que no.

Insiste en que se quede en su cama

2

Acá es donde más tendrás que armarte de paciencia, pues es casi seguro que deberás regresar a tu hijo o hija más de una vez a su cuarto e idearte un sinfín de motivos para que convencerlo de que todo estará bien.

Con mucho amor, devuélvelo a la cama y espera a que nuevamente se quede dormido. Sé fuerte y determinante, ya que si permites a estas alturas que duerma contigo, le costará mucho acostumbrarse a su cama, algo que repercute en su desarrollo e incluso la intimidad con tu pareja.

Haz que su habitación sea lo más cómoda posible

3

Si es necesario redecorarla, hazlo. Debes hacer que se sienta en completa comodidad en su espacio, y por supuesto con su cama.

Algo que podría ayudarte mucho en el proceso es que tu hijo escoja contigo la sábana con la que quiere dormir. Podrías también permitirle elegir el color que lleven las paredes de la habitación.

Al principio también es clave que siempre dejes la puerta de su alcoba abierta, así se sentirá más seguro. Y si le tiene miedo a la oscuridad, de principio puedes dejarle encendida una lámpara junto a su cama.

Haz que se relaje

4

Una manera eficaz de hacer que tu hijo se duerma rápido es crearle una rutina relajante. Si se va a la cama con mucho sueño tiene más posibilidades de que no le cueste dormir en su cama. Puedes leerle un cuento, cantarle una canción o darle antes de acostarlo un rico baño de agua tibia.

Asimismo, si prefiere irse a la cama con su juguete favorito o con un peluche también es una buena opción para que se sienta más seguro.

En esta nota

crianza de los hijos

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain