Los horarios laborales nocturnos o “atípicos” son un riesgo más para la salud cardíaca según un nuevo estudio

Esta investigación, presentada en el Congreso en Línea Preventive Cardiology 2021, arrojó que las personas que trabajan en horas que necesitan descansar están expuestas a problemas cardiovasculares

Los horarios laborales nocturnos o “atípicos” son un riesgo más para la salud cardíaca según un nuevo estudio

Trabajar en horas atípicas puede ser una causa más a problemas del corazón. / Foto: Dayamay - Pixabay.

Una nueva investigación presentada en el congreso en línea de la Sociedad Europea de Cardiología, Preventive Cardiology 2021, reveló que trabajar en horarios nocturnos o “atípicos” se asocia con un mayor riesgo para la salud cardiovascular.

“Nuestro estudio encontró que por cada hora, del horario laboral, que no esté sincronizada con el reloj corporal de un empleado, el riesgo de enfermedad cardíaca empeoraba”, dijo la autora de la investigación, la doctora Sara Gamboa Madeira, de la Universidad de Lisboa, Portugal.

Este estudio se centró en el papel de la desalineación circadiana, que es la diferencia entre el “reloj social” (por ejemplo, los horarios de trabajo) y el “reloj biológico” individual.

La autora de la investigación lo explicó de esta manera: “Todos tenemos un reloj biológico interno que va desde los tipos matutinos (alondras), que se sienten alerta y productivos por la mañana temprano y somnolientos por la noche, hasta los tipos tardíos (búhos), para quienes ocurre lo contrario.

La desalineación circadiana se produce cuando hay un desajuste entre lo que su cuerpo quiere (por ejemplo, quedarse dormido a las 10 de la noche) y lo que sus obligaciones sociales le imponen (por ejemplo, trabajar hasta la medianoche)”, agregó.

El estudio: Los horarios laborales nocturnos o “atípicos” son un riesgo más para la salud cardíaca

El estudio incluyó a 301 trabajadores manuales de una empresa minorista en Portugal. El personal tenía tres turnos: de 6:00AM a 3:00PM; de 3:00PM a medianoche; y los nocturnos, desde las 9:00PM. Los participantes completaron un cuestionario sobre factores sociodemográficos (edad, sexo, educación).

El Cuestionario Munich ChronoType se utilizó para evaluar la duración del sueño y para estimar el reloj biológico interno de cada individuo (también llamado cronotipo). También se utilizó para cuantificar la cantidad de desalineación circadiana (es decir, el desajuste entre el reloj biológico de un individuo y las horas de trabajo), lo que se conoce como jetlag social, señala el portal DevDiscourse, el cual publicó la investigación.

Los participantes se dividieron en tres grupos según las horas de desfase horario social: 2 horas o menos, 2-4 horas, 4 horas o más. Los investigadores utilizaron el europeo Cuadro SCORE de riesgo relativo que incorpora tabaquismo, presión arterial y colesterol para calcular el riesgo cardiovascular relativo.

El riesgo relativo varía de 1 (no fumador con presión arterial y colesterol saludables) a 12 (fumador con presión arterial y colesterol muy altos). En este estudio, un riesgo relativo de 3 o más se consideró “alto riesgo cardiovascular”. Luego, los investigadores investigaron la asociación entre el desfase horario social y el alto riesgo cardiovascular.

La edad media de los participantes fue de 33 años y el 56% eran hombres. Poco más de la mitad (51%) eran fumadores, el 49% tenía colesterol alto y el 10% tenía hipertensión. Uno de cada cinco (20%) se clasificó como de alto riesgo cardiovascular. Aproximadamente el 40% dormía poco los días laborables (6 horas o menos). El jetlag social promedio fue de casi 2 horas.

En la mayoría de los trabajadores (59%), el desfase horario social fue de 2 horas o menos, mientras que para el 33% del personal fue de 2 a 4 horas y en el 8% fue de 4 horas o más. Un mayor nivel de jetlag social se asoció significativamente con mayores probabilidades de estar en el grupo de alto riesgo cardiovascular.

Las probabilidades de ser clasificado como de alto riesgo cardiovascular aumentaron en un 31% por cada hora adicional de desfase horario social, incluso después de ajustar por factores sociodemográficos, ocupacionales, estilo de vida.

La doctora Gamboa Madeira dijo que estos resultados se suman a la creciente evidencia de que la desalineación circadiana puede explicar, al menos en parte, la asociación encontrada entre el trabajo por turnos y los resultados perjudiciales para la salud.

Los hallazgos sugieren que el personal con horarios de trabajo atípicos puede necesitar un control más cercano del corazón salud. Se necesitan estudios longitudinales para investigar si los cronotipos tardíos se adaptan mejor a los turnos tarde / noche y los cronotipos más tempranos a los horarios de la madrugada, tanto psicológica como fisiológicamente”, aclara la autora de la investigación.

En esta nota

prevención de enfermedades

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain