Tengo pareja y siento deseo por otro hombre: ¿Es normal?

La atracción hacia alguien más que no sea tu pareja se atribuye automáticamente como algo nocivo, debido a las religiones y juicios morales, pero es un hecho que esconde su verdadera realidad

deseo por otro hombre

Sentir culpa por la atracción hacia otro hombre también es una sensación muy natural. Foto: Freepik

Probablemente se trata de uno de los mitos más grande en el mundo de las relaciones de pareja, y aunque se lea duro, ninguna religión, costumbre o aspecto moral puede ir en contra de la naturaleza humana. Más allá de si es normal o no, la gran pregunta es: ¿Por qué sorprende la atracción hacia alguien más en tiempos donde la infidelidad ha ganado tanto terreno?

La gran diferencia en este escenario es que la infidelidad no se ha consumado, sino tan solo el deseo que sientes por otro hombre. Puede que te genere inquietud o angustia, ya que se trata de un sentimiento nuevo, pero la realidad es que sí es muy normal. Es tan normal que esa atracción no solo puede invadirte hacia una persona, sino a muchas más.

Elena Requena, sexóloga y asesora de parejas en Madrid, afirma que “desear a otras personas es algo inherente al ser humano y puede ocurrir estando o no en pareja. La frecuencia dependerá del deseante”.

Pero para la experta la polémica se centra en la interpretación hacia el deseo por alguien que no es tu esposo. ¿Es sano? ¿Es nocivo? son las contrariedades que automáticamente se le atribuyen al escenario, lo que también es normal, puesto que se asocia con algo indebido o que está fuera de la normal.

¿Sentir deseo por otro hombre me hace ser infiel?

¡NO! Nunca podrá ser infidelidad un sentimiento que proviene desde lo natural e incontrolable. El acto de ser infiel lleva un plan o al menos el haber aprovechado una oportunidad. Pero sentir atracción por alguien más “está muy ligado a la química y por lo tanto no está dentro de nuestro control”, señala la psicóloga Leticia Galeón.

La especialista aclara que no es lo mismo estar en una relación y que todo el tiempo sientas deseo sexual por otras personas, que partir desde la base de algo repentino y que te toma por sorpresa. “Este segundo caso no resta el amor que sentimos hacia nuestra pareja”, afirmó.

Ambas expertas entienden que sentirnos gustosos por otra persona esté relacionado a una teoría o creencia de que sencillamente no queremos lo suficiente a nuestra pareja o ya no estamos atraidos sexualmente por ella.

“Vivir el deseo como algo negativo está muy interiorizado en nuestra sociedad desde hace siglos”, dijo la doctora Elena Requena. Y es que parece muy difícil codificar una atracción cuando los juicios morales y las religiones no paran de señalarte. “Relacionarse es una necesidad humana acuciante”, es decir, que se vive con pasión.

Así que cuando inesperadamente sientas ese deseo por otro hombre que no sea el tuyo, no te culpes ni te dejes consumir por la sensación de que eres una malísima persona. Si estás en pareja, obviamente hay un compromiso y respeto hacia ella, por lo que solo se trata de que sepas lidiar con la atracción y no darle espacio a las tentaciones, porque la infidelidad (el pecado) comienza en la mente.

En esta nota

problemas de pareja

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain