Cómo tratar los tipos de arrugas que aparecen a partir de los 40 años

A esta edad comienzan a aparecer los surcos de la vejez, sumándose a otros tipos de arrugas que ya teníamos en nuestra piel, y que podemos tratar con algunos rellenos recomendados por especialistas

Cómo tratar los distintos tipos de arrugas que aparecen a partir de los 40 años de edad

A partir de los 40 años de edad comienzan a aparecer las arrugas de la vejez. / Foto: Freepik.

A medida que pasan los años no podemos evitar ver aparecer esas líneas en el rostro conocidas como arrugas; y aunque es totalmente normal que a todos nos salgan, sobre todo con más presencia a partir de los 40 años, con cuidados preventivos podremos lograr retrasarlas por un tiempo más. No obstante, para tratarlas hay que diferenciar los tipos de arrugas que aparecen a partir de esa edad.

La doctora Paz Cerdá, especialista en dermatología en España, y miembro de Doctología, destaca la importancia de diferenciar los tipos de arrugas que existen para aplicar el tratamiento más adecuado y eficaz en cada caso. Los diferentes tipos de arrugas son:

  • Las estáticas: aquellas que aparecen debido a la pérdida natural del volumen del tejido, de colágeno y de elasticidad.
  • Las dinámicas: que se forman por los movimientos faciales repetitivos, como fruncir el ceño, sonreír, entrecerrar los ojos y fruncir la boca. Son las llamadas arrugas de expresión.
  • Las gravitatorias: las que se producen como consecuencia del proceso de envejecimiento.
  • Arrugas mixtas: las que aparecen por acción de la gravedad, los movimientos faciales y el envejecimiento.

Sobre los diferentes tipos de arrugas y las que aparecen a partir de los 40 años

Las arrugas estáticas se corresponden a los pliegues naturales de la piel. Vienen marcadas desde el nacimiento, pero se acentúan más con la edad, formando surcos debajo de la epidermis. Se generan por el movimiento repetido de los músculos, lo que hace que la arruga sea visible incluso cuando el músculo está en reposo.

Las arrugas dinámicas son aquellas que están ocasionadas por la actividad muscular, y también se conocen como arrugas de expresión. Por lo general comienzan a aparecer en torno a los 25 años.

Las más conocidas son las patas de gallo, que se marcan especialmente al reír o sonreír, aunque a veces se notan incluso cuando la cara está en reposo. También entran en esta categoría las horizontales de la frente y las verticales que se forman en el entrecejo. Así como las que se generan alrededor de la boca y las del rictus.

Las arrugas gravitatorias son las que se producen como consecuencia del proceso de envejecimiento. Suelen hacerse evidentes en torno a los 40 años, aunque en algunas mujeres pueden aparecer cinco o diez años antes. El envejecimiento de los tejidos se manifiesta en una atrofia ósea, la degeneración vascular y la disminución de la capa adiposa. Además, también la deshidratación se acentúa y la dermis pierde tono y luminosidad.

Con el paso de los años, y debido a la pérdida de colágeno y elastina la piel cae por efecto de la gravedad, acentuando las arrugas dinámicas, lo que envejece aún más el rostro en general. Asimismo, el paso del tiempo marca determinadas zonas óseas de la cara, a causa de la pérdida de grasa, que empeora los signos de envejecimiento.

Las arrugas gravitacionales más comunes se dan delante de las orejas, a los lados del mentón o en el cuello. Aparecen por la combinación de varios factores, como puede ser el paso del tiempo y un exceso de exposición solar practicada a lo largo de muchos años.

Estas arrugas son las depresiones que van desde los laterales de la base de la nariz a los extremos de la boca y que incluso se pueden extender a la mandíbula. También las arrugas verticales que se forman en la parte anterior del cuello.

Cada tipo de arruga necesita un tratamiento diferente

El tratamiento más efectivo para las arrugas estáticas suele ser la aplicación de relleno de ácido hialurónico y también los tratamientos con aparatos láser. Los rellenos tienen el poder de proporciona un completo rejuvenecimiento facial, que otorga a los pacientes una apariencia más fresca y juvenil. El resultado es muy natural e inmediato.

En cuanto a las arrugas dinámicas se suelen tratar con botox, ya que relajan temporalmente los músculos que producen este tipo de arrugas. Asimismo, las arrugas gravitaciones también pueden tratarse con relleno de ácido hialurónico, o la tracción mediante hilos tensores, uno de los mejores tratamientos para tratar la flacidez.

En esta nota

cuidar tu piel

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain