Por qué una taza de té negro o té verde al día puede salvarte de un infarto al corazón

Un reciente estudio publicado por la Universidad de California confirmó las propiedades antihipertensivas de estas bebidas, las cuales podrían conducir al diseño de nuevos medicamentos para bajar la presión arterial

Los compuestos de estas sustancias relajan los vasos sanguíneos. / Foto: Aleksandar Kyng - Unsplash.

Los compuestos de estas sustancias relajan los vasos sanguíneos. / Foto: Aleksandar Kyng - Unsplash.

Una taza de té negro o de té al verde al día podría salvarte de un infarto por los compuestos de estas bebidas que relajan el vaso sanguíneo, es decir, el tubo a través del cual la sangre circula por el cuerpo, al activar las proteínas de los canales iónicos, arrojó un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de California en Irvine, para confirmar los beneficios de ambas sustancias.

El descubrimiento ayuda a explicar las propiedades antihipertensivas del té y podría conducir al diseño de nuevos medicamentos para bajar la presión arterial, refirió el portal Medical Xpress.

La investigación fue realizada por científicos del equipo de laboratorio de Geoffrey Abbott, profesor del Departamento de Fisiología y Biofísica de la Facultad de Medicina de la UCI.

Kaitlyn Redford, estudiante de postgrado en el laboratorio, fue la primera autora del estudio titulado “La activación del canal de potasio KCNQ5 subyace a la vasodilatación por el té”.

Los resultados de la investigación revelaron que dos compuestos flavonoides de tipo catequina (galato de epicatequina y galato de epigalocatequina-3) que se encuentran en el té, activan cada uno un tipo específico de proteína de canal iónico llamada KCNQ5, que permite que los iones de potasio se difundan fuera de las células para reducir la concentración celular. Excitabilidad, señaló Medical Xpress.

Como KCNQ5 se encuentra en el músculo liso que recubre los vasos sanguíneos, también se predijo que su activación por las catequinas del té relajaría los vasos sanguíneos, una predicción confirmada por colaboradores de la Universidad de Copenhague.

“Descubrimos mediante el uso de modelos informáticos y estudios de mutagénesis que catequinas específicas se unen al pie del sensor de voltaje, que es la parte de KCNQ5 que permite que el canal se abra en respuesta a la excitación celular. Esta unión permite que el canal se abra mucho más fácilmente y antes en el proceso de excitación celular “, explicó Abbott.

Debido a que hasta un tercio de la población adulta mundial tiene hipertensión, y esta afección se considera el factor de riesgo modificable número uno para la enfermedad cardiovascular mundial y la mortalidad prematura, los nuevos enfoques para tratar la hipertensión tienen un enorme potencial para mejorar la salud.

Estudios anteriores demostraron que el consumo de té verde o negro puede reducir la presión arterial en una cantidad pequeña pero constante, y se descubrió que las catequinas contribuían a esta propiedad.

La identificación de KCNQ5 como un objetivo novedoso para las propiedades hipertensivas de las catequinas del té puede facilitar la optimización de la química medicinal para mejorar la potencia o eficacia.

Además de su papel en el control del tono vascular, KCNQ5 se expresa en varias partes del cerebro, donde regula la actividad eléctrica y la señalización entre neuronas.

Existen variantes del gen patógeno KCNQ5 que deterioran la función de su canal y, al hacerlo, causan encefalopatía epiléptica, un trastorno del desarrollo que es severamente debilitante y causa convulsiones frecuentes.

Debido a que las catequinas pueden cruzar la barrera hemaatoencefálica, el descubrimiento de su capacidad para activar KCNQ5 puede sugerir un mecanismo futuro para reparar los canales KCNQ5 rotos para mejorar los trastornos de excitabilidad cerebral derivados de su disfunción.

El té se ha producido y consumido durante más de 4,000 años y actualmente se beben más de 2 mil millones de tazas de té cada díaen todo el mundo, solo superado por el agua en términos de volumen consumido por las personas a nivel mundial.

Los tres tés con cafeína que se consumen comúnmente (verde, oolong y negro) se producen a partir de las hojas de la especie de hoja perenne Camellia sinensis, las diferencias surgen de los diferentes grados de fermentación durante la producción del té.

El té negro se mezcla comúnmente con leche antes de consumirse en países como el Reino Unido y los Estados Unidos.

Los investigadores del presente estudio encontraron que cuando el té negro se aplicó directamente a las células que contienen el canal KCNQ5, la adición de leche previno los efectos beneficiosos del té activadores de KCNQ5.

No obstante, aseguró Abbott, esto no significa que uno deba evitar la leche al beber té para aprovechar las propiedades beneficiosas del té. “Estamos seguros de que el ambiente en el estómago humano separará las catequinas de las proteínas y otras moléculas en la leche que de otro modo bloquearían los efectos beneficiosos de las catequinas”.

Esta hipótesis se ve confirmada por otros estudios que muestran los beneficios antihipertensivos del té independientemente del coconsumo de leche.

El equipo también encontró, usando espectrometría de masas, que calentar el té verde a 35 grados Celsius altera su composición química de una manera que lo hace más efectivo para activar KCNQ5.

“Independientemente de si el té se consume helado o caliente, esta temperatura se alcanza después de beber el té, ya que la temperatura del cuerpo humano es de unos 37 grados Celsius”, explicó Abbott. “Por lo tanto, simplemente bebiendo té activamos sus beneficiosas propiedades antihipertensivas”.

En esta nota

prevención de enfermedades

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain