Menos barbacue y más vegetales: una dieta basada en carne roja te predispone a más de 25 enfermedades graves

Según un estudio, el consumo regular de este tipo de proteínas está vinculado a un mayor riesgo de cardiopatía isquémica, neumonía, enfermedad diverticular, entre otras

Comer carne roja en exceso afecta negativamente  al organismo. / Foto: Racool_Studio - Freepik.

Comer carne roja en exceso afecta negativamente al organismo. / Foto: Racool_Studio - Freepik.

Una dieta basada en carne roja sin procesar predispone a las personas a un mayor riesgo de contraer una variedad de enfermedades graves, según un nuevo estudio publicado en la revista BMC Medicine.

El estudio analizó el vínculo entre el consumo de este tipo de carne y 25 enfermedades graves no cancerosas, como diabetes, cardíacas, trastornos de las articulaciones y neumonía.

Investigadores de la Universidad de Oxford monitorearon a casi 475,000 adultos del Reino Unido en busca de ingresos hospitalarios por estas 25 enfermedades, refirió el portal Independet.

Los participantes, que se consideraron consumidores habituales de carne (dijeron comer tres o más veces a la semana), completaron al menos tres encuestas sobre su consumo de carne en el transcurso de unos ocho años.

Entre sus características, aquellos que dijeron comer carne con regularidad eran hombres europeos blancos jubilados o mujeres posmenopáusicas, con más probabilidades de tener un índice de masa corporal más alto, fumar y consumir alcohol, así como ingerir menos frutas, verduras, fibra y pescado, según el estudio.

Tomando en cuenta estos “comportamientos adversos para la salud”, la investigación encontró que quienes consumen carne roja sin procesar y carne procesada con regularidad tenían un mayor riesgo de cardiopatía isquémica, neumonía, enfermedad diverticular, pólipos en el colon y diabetes.

En particular, los autores hallaron que cada 70 gramos adicionales de ingesta diaria de carne roja y procesada se asoció con un 15% más de riesgo de cardiopatía isquémica y un 30% más de riesgo de diabetes, publicó el portal Independet.

Asimismo, el estudio encontró que una mayor ingesta de carne de aves de corral se asoció con mayores riesgos de enfermedad por reflujo gastroesofágico, gastritis y duodenitis, enfermedad diverticular, enfermedad de la vesícula biliar y diabetes.

Los autores señalaron además que un índice de masa corporal más alto explicaba un mayor riesgo en los consumidores habituales de carne.

No obstante, un mayor consumo de carne roja sin procesar por sí sola se asoció con un menor riesgo de anemia por deficiencia de hierro, al igual que un mayor consumo de carne de aves de corral.

Keren Papier, autora principal del estudio, dijo: “Hace tiempo que sabemos que es probable que el consumo de carne roja sin procesar y carne procesada sea cancerígena y esta investigación es la primera en evaluar el riesgo de 25 condiciones de salud no cancerosas en relación con la ingesta de carne”.

Agregó la científica que “se necesitan más investigaciones para evaluar si las diferencias de riesgo que observamos en relación con la ingesta de carne reflejan relaciones causales y, de ser así, hasta qué punto estas enfermedades podrían prevenirse disminuyendo el consumo de carne”.

No obstante, agregó Papier que el vínculo entre el consumo de carne y un menor riesgo de anemia por deficiencia de hierro indica que las personas que no comen carne “deben tener cuidado de obtener suficiente hierro, a través de fuentes dietéticas o suplementos.

Por ejemplo, “una buena forma de mejorar la absorción de hierro de los alimentos de origen vegetal (por ejemplo, lentejas) es combinarlos con buenas fuentes de vitamina C (por ejemplo, pimientos)”, dijo.

En esta nota

dieta saludable

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain