Qué afrodisíacos funcionan según la ciencia

Para mantener un apetito sexual alto, la ciencia recomienda desde tratamientos de psicoterapia, hasta ingerir algunos alimentos y hiervas que levantan la líbido

No existe un nivel de líbido “normal”. / Foto: Freepik

No existe un nivel de líbido “normal”. / Foto: Freepik

El nivel de apetito sexual de cada persona es diferente, este se encuentra influenciado por muchos factores y suele aumentar y disminuir constantemente, sin embargo, la pérdida de la líbido es un problema muy común que puede tener solución si buscamos antes las causas.

En las mujeres la causa puede estar en los cambios de los niveles hormonales, el ciclo menstrual, el embarazo, el parto, y la menopausia; mientras que en los hombres, en algunos problemas como en la próstata o trastornos que generan altos niveles de prolactina en la sangre, refiere el libro Cinco Formas de Curar enfermedades y malestares cotidianos.

Igualmente, los factores psicológicos afectan a ambos sexos, e incluyen estrés, fatiga, depresión y baja autoestima, entre otros.

Líbido baja

La líbido baja puede ocasionar los siguiente síntomas:

  • Desinterés en el sexo o aversión por tener contacto íntimo
  • Poca capacidad para exitarse ante estímulos sexuales
  • En el hombre hay retraso para eyacular e incapacidad para lograr y mantener una erección
  • En la mujer hay incapacidad para tener un orgasmo y una lubricación vaginal adecuada antes y durante la relación sexual.

En la Medicina Convencional y Natural existen varios tipos de soluciones al problema de la falta de apetito sexual

Medicina Convencional

En la Medicina Convencional, la persona que cree tener líbido baja deberá primero asistir a un médico, quien deberá evaluarlo; conocer “su situación social y las condiciones que puedan afectarle psicológicamente como estrés laboral, problemas conyugales o familiares”. Esto es fundamental para intentar establecer las causas de esta situación, según refiere el libro Cinco Formas de Curar.

La líbido baja puede ser el único síntoma, o puede convivir con otros como eyaculación precoz, depresión, transtorno de aversión sexual, en el que la persona siente rechazo por el acto sexual. En este caso, la causa subyacente debería ser tratada mediante psicoterapia o con medicina convencional”, apunta el libro.

Igualmente, en la Medicina Convencional se tratan los niveles hormonales para este tipo de situaciones, que se explica en el libre Cinco Formas de Curar.

Los niveles bajos de andrógenos, que se dan durante la menopausia y la andropausia (menopausia masculina) son una de las causas más comunes de líbido baja. La testosterona tiene un fuerte efecto en la líbido del hombre, ya que la liberación de esta hormona estimula los receptores del cerebro, despertando el apetito sexual.

Niveles bajos de testosterona en la andropausia resultan en una reducción de la cantidad de hormonas disponibles para estimular los nervios del cerebro e inducir el deseo sexual y posteriormente la función eréctil.

Básicamente, sin los niveles adecuados de testosterona habrá una disminución del apetito sexual en el hombre. Si se confirma que este es el caso, puede recetarse un tratamiento con hormonas, normalmente testosterona.

En las mujeres, el estrógeno bajo y la progesterona pueden estar también relacionados con una líbido baja. El correcto funcionamiento de la tiroides también debería ser evaluado, ya que el hipotiroidismo puede ser uno de los causantes de la pérdida de libido”.

Medicina Natural

En la Medicina Natural se recomienda a las personas con falta de apetito sexual incluir en su dieta alimentos y especias tradicionalmente usados como afrodisíacos en diferentes culturas como el aguacate, plátano, pepino, chocolate, albahaca, pimientos, miel, ajo jengibre, higos, regaliz, nuez moscada, piñones, refiere el libro Cinco Formas de Curar.

Igualmente, en esta medicina se sugiere tomar vitaminas del grupo B: 50 gramos tres veces al día, las cuales calman el sistema nervioso, reducen la ansiedad y participan en la síntesis de hormonas implicadas en la función y deseos sexuales.

El semen contiene mucho zinc, que es un requisito fundamental para la sexualidad masculina sana y necesario para la producción de testosterona. Los hombres deberían tomar 30 miligramos dos veces al día, más 3 miligramos de cobre, ya que el zinc puede impedir que el cuerpo absorba este elemento.

En la Medicina Natural también se recomiendan las siguientes hiervas:

  • El ginkgo biloba es un poderoso antiioxidante que mejora la circulación y aumenta el suministro de oxígeno al cerebro y los órganos sexuales. La dosis estándar de ginkgo es de 40 a 80 miligramos tres veces al día de un extracto estandarizado que contenga 24% de glocósidos de ginkgo-flavona, señala el libro Cinco Formas de Curar.
  • Epidemedium, es una hierva con propiedades afrodisíacas naturales que deberá tomarse entre 500 y 1,000 miligramos.
  • La raíz de maca es otra hierva que se recomienda para aumentar la energía, la líbido, la resistencia y el rendimiento sexual en hombre y mujeres. Una dosis sugerida es de 500 a 1,000 mg tres veces al día.
  • La damiana es otra hierva recomendada porque estimula el sistema nervioso y actúa como afrodisíaco y tónico para los órganos reproductores. Se usa tradicionalmente para estimular la energía y aumentar la líbido en las mujeres. Tome de 2 a 4 gramos dos o tres veces al día.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain