Cómo el estresar tu reloj biológico puede conducir a un aumento de peso

Nuevos hallazgos de investigadores de Weill Cornell Medicine indicó que miembro del Instituto Gale e Ira Drukier para la Salud Infantil, advirtió en un comunicado de prensa que muchas fuerzas actúan en contra de un metabolismo saludable cuando se está fuera del ritmo circadiano

aumento de peso reloj biológico

El primer estudio, publicado en Cell Reports, replicó en roedores los efectos que tiene el estrés crónico en las fluctuaciones diarias de los glucocorticoides, una clase de hormonas relacionadas con el estrés. Crédito: Shutterstock

El reloj circadiano es el encargado de regular los ritmos de tu cuerpo durante un día de 24 horas, cuando lo estresas puedes alterar tu metabolismo y conlleva a una mayor acumulación de grasa y/o aumento de peso, según nuevos hallazgos de investigadores de Weill Cornell Medicine.

La autora principal, la Dra. Mary Teruel, profesora asociada de bioquímica y miembro del Instituto Gale e Ira Drukier para la Salud Infantil, advirtió en un comunicado de prensa que muchas fuerzas actúan en contra de un metabolismo saludable cuando se está fuera del ritmo circadiano.

El primer estudio, publicado en Cell Reports, replicó en roedores los efectos que tiene el estrés crónico en las fluctuaciones diarias de los glucocorticoides, una clase de hormonas relacionadas con el estrés.

Para ello, implantaron gránulos en ratones que liberaron glucocorticoides constantemente durante 21 días debajo de la piel y luego compararon a estos animales con ratones normales que experimentaron fluctuaciones hormonales normales.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Notaron que los ratones sometidos a estrés tuvieron un gran cambio en el metabolismo que provocó un aumento de peso, a pesar de que sus pares de control tenían la misma dieta.

Los autores del estudio destacaron que las alteraciones metabólicas tenían un “efecto protector” que mantiene bajos los niveles de azúcar en la sangre y evita que la grasa se acumule en la sangre y el hígado.

Posteriormente, en un segundo estudio, publicado en Proceedings of the National Academies of Sciences, determinó que la decisión de convertirse en una célula de grasa ocurre rápidamente durante 4 horas, como un interruptor en una hora específica del día.

Teruel dijo que cada célula del cuerpo tiene un reloj intrínseco, al igual que las células grasas, y hay un reloj maestro en el cerebro, que controla la secreción de hormonas.

“Estamos tratando de entender cómo funcionan juntos y cómo podemos coordinarlos”

También te puede interesar:

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain