Cuáles son las leyes y obligaciones de las escuelas en EE.UU. para evitar situaciones de acoso y violencia entre alumnos

La violencia entre los jóvenes es una situación compleja, pero tiene ciertas garantías ante las leyes federales para abordar las conductas de acoso, discriminación y odio siendo las escuelas las instituciones responsables de los menores

acoso y violencia, escuela, Eeuu, Estar Mejor

Si una escuela que no responde adecuadamente al acoso de estudiantes basado en una clase protegida puede estar violando una o más leyes de derechos civiles aplicadas por el Departamento de Educación y el Departamento de Justicia. Crédito: Shutterstock

Un nuevo tiroteo en Estados Unidos se cobró la vida de al menos 19 niños y dos profesoras en una escuela primaria de Texas. A Salvador Ramos, el asaltante, quien también falleció abatido por la policía, se le ha descrito como un joven solitario que sufría acoso escolar y participaba en peleas.

Sucede que el problema de los tiroteos masivos en las escuelas del país no es algo nuevo, y no solo trae debates sobre la posesión de armas sino sobre la salud mental de los estudiantes y el acoso o bullying.

La violencia entre los jóvenes es una situación compleja, pero tiene ciertas garantías ante la ley siendo las escuelas las instituciones responsables de los menores, explica el portal web del Gobierno de los Estados Unidos, Stop Bullying.

Cabe destacar que ninguna ley federal aborda directamente el acoso escolar. Sin embargo, la mayoría de las veces el acoso se superpone con la discriminación cuando se basa en la raza, el origen nacional, el color, el sexo (incluida la orientación sexual y la identidad de género), la edad, la discapacidad o la religión.

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Las instituciones educativas financiadas con fondos federales tienen la obligación de resolver el acoso sobre estas bases.

De lo contrario, se pueden presentar quejas formales ante el distrito escolar o asesorarse con la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Educación y la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia para obtener ayuda.

Ahora, cuando la violencia transgrede los límites de lo físico y se torna criminal, se puede clasificar como un crimen de odio. Normalmente es motivado por prejuicios contra la raza, el color, la religión, el origen nacional, la orientación sexual, el género, la identidad de género o la discapacidad, especifica el Departamento de Justicia.

¿Cuándo deben actuar las escuelas?

Las escuelas deben ser espacios seguros para los estudiantes. Para ello, deben promover un ambiente libre de tensión o violencia entre los miembros de la comunidad escolar.

De hecho, están obligadas por las leyes federales de derechos civiles aplicadas por el Departamento de Educación y el Departamento de Justicia a abordar las conductas de acoso, intimidación o violencia entre los estudiantes cuando cumplen con estos tres criterios:

  • No es deseado y es objetivamente ofensivo, como lenguaje despectivo, intimidación, amenazas, contacto físico o violencia física
  • Crea un ambiente hostil en la escuela. Es decir, es lo suficientemente grave como para interferir o limitar la capacidad del estudiante para participar o beneficiarse de los servicios, actividades u oportunidades que ofrece una institución educativa
  • Es basado en la raza, el color, el origen nacional, el sexo, la discapacidad o la religión del estudiante

Al final, los tipos de discriminación prohibidos en las escuelas son los mismos tipos de discriminación que prohíben las leyes federales de derechos civiles.

Si una escuela que no responde adecuadamente al acoso de estudiantes basado en una clase protegida puede estar violando una o más leyes de derechos civiles aplicadas por el Departamento de Educación y el Departamento de Justicia.

¿Cómo pueden responder las escuelas?

Cuando una escuela recibe una denuncia por conducta de acoso, debe tomar ciertas medidas para investigar y resolver la situación.

Lo primero será determinar lo que sucedió de manera inmediata, exhaustiva e imparcial, mediante entrevistas a los estudiantes objetivo, estudiantes o miembros del personal que presuntamente participaron en el acoso y los testigos.

Cuando una investigación revela que ha ocurrido acoso, una escuela debe tomar medidas razonablemente calculadas para terminar con el acoso: eliminar cualquier ambiente hostil, evitar que la situación se repita, se subsanen los efectos del acoso, y eviten represalias contra los estudiantes, denunciantes o testigos atacados.

Además, pueden buscar recursos externos como el Servicio de Relaciones Comunitarias, un “pacificador” para los conflictos y tensiones comunitarios que surgen de las diferencias de raza, color y origen nacional y para prevenir y responder a los delitos de odio violentos.

Sigue leyendo:

En esta nota

crianza de los hijos

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain