Consumir y cocinar con aceite de oliva te protege de enfermedades fatales, dice un estudio de Harvard

A través de un magno análisis, el equipo de investigadores demostró que sustituir las grasas saturadas -mantequilla, margarina, mayonesa- por aceite de oliva reduce el riesgo de padecer enfermedades mortales cardiovasculares, respiratorias, demencia, e incluso el cáncer

Aceite de oliva

Además de cocinar, el aceite de oliva también se usa como aderezo para ensaladas y otros platillos. Crédito: Jessica Lewis | Unsplash

Que el aceite de oliva sea más saludable que el aceite vegetal y la margarina a la hora de cocinar a esta altura no es el descubrimiento del agua tibia. Sin embargo, un nuevo estudio reforzó la importancia de aplicar la sustitución. De acuerdo a un equipo de la Universidad de Harvard, este ingrediente puede protegernos de enfermedades fatales: cardiovasculares, respiratorias, demencia, e incluso el cáncer.

Para dar con el hallazgo, la reconocida institución analizó la dieta de hasta 90,000 participantes inscritos en dos grandes investigaciones que fueron financiadas por el gobierno de los Estados Unidos. Al tiempo, estas pautas alimenticias se compararon con los registros de enfermedades y muertes que presentaron estos voluntarios a lo largo de 30 años.

La idea es que el aceite de oliva se utilice para cocinar y que también se emplee como aderezo, reemplazando las grasas saturadas de la margarina, mantequilla, aceite vegetal, entre otros.

El doctor Howard LeWine, médico de la Facultad de Medicina de Harvard, explicó que el estudio plantea una combinación: “Disminuir la cantidad de grasas saturadas al mismo tiempo que aumenta las grasas monoinsaturadas que se encuentran en el aceite de oliva”.

A pesar de no haber participado en la investigación, el experto apuntó que la moraleja es usar el aceite de oliva “cada vez que puedas”, tanto al cocinar como en los aderezos para ensaladas.

El aceite de oliva reduce en un 34% el riesgo de padecer enfermedades fatales

Los resultados arrojaron que todos los hombres y mujeres que sustituyeron dos cucharaditas (10 gramos aproximadamente) de margarina, mantequilla, mayonesa o grasa derivada de la leche por la misma cantidad de aceite oliva tenían un 34% menos de riesgo de desarrollar enfermedades que pueden provocar la muerte.

“Este es el primer estudio a largo plazo que incluye a más de 90,000 personas durante 30 años en Estados Unidos”, destacó la doctora Marta Guasch-Ferre, científica investigadora sénior de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard.

La diferencia con otras investigaciones, realizadas en poblaciones mediterráneas y europeas, es que el consumo de aceite de oliva es más frecuente, recalcó la experta.

“Los resultados respaldan aún más las recomendaciones para que las grasas saturadas sean sustituidas por aceites vegetales insaturados. Solo así hay una prevención de la muerte prematura”, reiteró la doctora Guasch-Ferre.

En datos más precisos, los participantes que consumieron aceite de oliva con mayor frecuencia tenían un 19% menos de riesgo de morir por una enfermedad cardiovascular y un 17% menos en cuanto al cáncer. Asimismo, las posibilidades de fallecer por afecciones neurodegenerativas se redujeron en un 29% y en un 18% las de enfermedades respiratorias.

El equipo de investigadores afirmó que la conexión entre el aceite de oliva y el menor riesgo de padecer enfermedades cerebrales fue particularmente “novedosa”.

Te puede interesar: La comida rápida está asociada a 5 enfermedades mortales y el 40% de los estadounidenses la consume todos los días

En esta nota

dieta saludable

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain