Por qué mi gato orina fuera de su caja de arena: 6 razones

La caja de arena es un accesorio común de los gatos, ofreciéndoles la comodidad para orinar y evacuar, pero hay motivos por los que pueden rechazarla u omitirla

mi gato orina fuera de su casa

Presta atención a los comportamientos de tu gato para saber si su "sanitario" le incomoda. Foto: Freepik

Una de las ventajas que destaca de los gatos como mascotas del hogar es el método que aplican al momento de hacer sus necesidades. Una caja con arena, del tamaño ideal, se convierte en su particular sanitario una vez que se les ofrece y se acostumbran. Sin embargo, también hay motivos por los que orinan y evacúan fuera de ella, algo que incomoda y refuerza el trabajo de limpieza.

Los felinos son animales muy sabios, en parte gracias a su instinto cazador, y cuando empiezan a omitir su caja de arena es porque están intentando comunicarte alguna inquietud. Quizás maúlla más de la cuenta, camina alrededor del baño o deja marcas en sitios inesperados.

Regañarlo no es la solución, porque tan solo se esconderán sin entender una sola palabra que has dicho. Por el contrario, presta atención a sus comportamientos y darás con sus razones para rechazar la cajita.

Los 6 motivos de tu gato para orinar fuera de su caja

Está marcando territorio

1

Los gatos son animales territoriales por naturaleza. Uno de sus métodos para hacerlo es precisamente dejar una marca de orina donde se mantiene su olor.

Sin embargo, si estaba acostumbrado a hacer en su caja de arena y ahora adopta esta conducta, lo más probable es que se sienta amenazado, quizás por un animal externo o ante la presencia de personas extrañas.

Para resolver el problema, debes reubicar su “sanitario” hasta un lugar donde se sienta cómodo y tranquilo. Otra solución es castrarlo, que entre sus ventajas regular su comportamiento.

Podría ser una señal de que está enfermo

2

Es un signo común de la cistitis (infección urinaria) en los gatos, ya que no solo le causa dolor orinar, sino que también se aguantan las ganas y no les da tiempo llegar a la caja de arena.

También puede tratarse de estrés o un cuadro depresivo. Si efectivamente se trata de la infección, es importante que le agendes una consulta con su veterinario.

Ya es un gato mayor

3

La vejez no es una enfermedad, sino una condición de vida, ocasionando que tu gato comience a perder su destreza y probablemente el ánimo que manteía hace algunos años.

Tanto así que ni les provoca orinar donde corresponde. También son más propensos a sufrir de infecciones en la orina.

No sabe usarla o siente rechazo

4

Si nunca ha empleado la caja de arena para sus necesidades, quizás sencillamente es que no sabe cómo hacerlo y debes enseñarle.

Pero si repentinamente muestra un rechazo a utilizarla, puede tratarse de un mal recuerdo, como por ejemplo que se haya enfermado y recibido los medicamentos cerca de la caja.

No le gusta la arena

5

Si recientemente has cambiado la arena que habitualmente venía usando, probablemente tenga problemas con el olor o la consistencia de la nueva, por lo tanto, la rechaza y prefiere usar cualquier otro lugar para hacer pipí.

Lo más recomendable es usar arenas con olores neutros. También el rechazo puede deberse al detergente que estás empleando para lavar la caja, por lo que también es mejor usar aromas suaves.

No le gusta compartir su arenero

6

¿Tienes más de un gato? Allí está el motivo. Probablemente uno de ellos sienta rechazo de compartir su arenero. Sobre todo si llegó uno nuevo reciente, por lo que el más antiguo sentirá que le están invadiendo su espacio.

En este caso, lo más recomendable es que cada mascota tenga su propia caja.

En esta nota

cuidar tus mascotas

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain