3 posturas fáciles de yoga para hacer en la cama e iniciar bien el día

Aprovecha los beneficios del yoga y la respiración en tu cuerpo y tu mente con estas posturas realmente sencillas que puedes hacer sin levantarte de la cama

yoga en la cama

Empieza bien tu día desde antes de levantarte de la cama con estas posturas de yoga. / Foto: Shutterstock

Si estás buscando una manera de relajarte rápidamente apenas te despiertes por la mañana, estas posturas fáciles de yoga para hacer en la cama te ayudarán a iniciar bien el día y a aprovechar los beneficios de esta práctica en tu mente y en tu cuerpo. Además de ser muy sencillas, combinan la respiración para relajar tu organismo y mejorar su oxigenación.

Meditación matutina de 5 minutos

Para lograr una experiencia breve, pero completa de bienestar, empecemos con unos minutos de meditación. Cuando abras los ojos por la mañana, respira cuatro veces profundamente y sin prisa. Ahora percibe las sensaciones de tu cuerpo, si tienes calor, frío, si hay dolor, si sigues cansado o si estás bien.

Acomódate cómodamente y agradece a la energía de la que emana la vida (usa el nombre que tú quieras: Universo, Dios, vida, etcétera) por un día más. Luego agradece a tu cuerpo por ser el instrumento que te permite estar e interactuar en esta experiencia material. Posteriormente comienza a mover los dedos de manos y pies, y activa poco a poco el resto de tu cuerpo. Ahora sí, estás listo para comenzar las posturas.

Primera postura: Marjaryasana (el gato)

Colócate sobre tus manos y tus rodillas en la cama, es decir, en seis puntos (manos, rodillas y empeines). Inhala profundamente y aprovecha el apoyo en tus extremidades para encorvar la espalda al tiempo que metes la cabeza entre tus hombros para mirar tu ombligo y exhalar. ¿Has visto un gato cuando se estira y redondea la espalda? Por esto esta postura se llama el gato.

Segunda postura: Bitilasana (la vaca)

Ahora, al exhalar, saca lentamente tu cabeza y estira el cuello hacia arriba, cuidando de no lastimar tus vértebras cervicales. Al mismo tiempo saca la cadera para hacer el movimiento contrario de la postura anterior.

Alterna inhalación con la postura de la vaca y exhalación con la postura del gato lo más lento que puedas. Repetir la serie al menos cuatro veces te llevará uno o dos minutos. Si dispones de tiempo, repítela ocho veces.

Tercera postura: Adho Mukha Virasana (el héroe mirando hacia abajo)

Cuando hayas terminado la serie anterior, junta los dedos pulgares de los pies y separa las rodillas, lo suficiente para que quepa tu abdomen cómodamente. Ahora estira muy bien los brazos con las manos extendidas sobre la cama en forma de “V” y deja que tu cuerpo repose en el espacio que queda entre tus piernas. Trata de pegar tu coxis a tus talones lo más que se pueda y, si es posible, pon la frente sobre el colchón. Descansa así al menos durante cuatro respiraciones.

Estas posturas sencillas te ayudarán no sólo a empezar tu día relajado, sino a activarte como preparación para tus actividades, a mejorar la circulación sanguínea y la oxigenación de tu cuerpo.

En esta nota

Yoga

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain