Google podría no ser tan malo para hacer autodiagnósticos de salud, según investigadores de Harvard

Investigar síntomas de salud en Google para hallar un diagnóstico antes de buscar la atención especializada, parece no ser una estrategia tan errada como se venía advirtiendo

El buscador de Google puede ayudar a dar con diagnósticos de salud

El buscador de Google puede ayudar a dar con diagnósticos de salud. / Foto: Nathana Reboucas - Unsplash.

Un estudio realizado recientemente por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Harvard reveló que investigar síntomas de salud en Google para hallar un diagnóstico antes de buscar la atención especializada, parece no ser una estrategia tan errada como han advertido expertos en medicina en el pasado.

El autor principal del estudio, el doctor David Levine, del Brigham and Women’s Hospital en Boston, dijo que tiene pacientes que sólo se acercan a su consultorio luego de consultar un síntoma en el buscador de Google y hallar que podría tratarse de alguna enfermedad grave como el cáncer, situación que le hizo preguntarse si podía suceder con todos sus pacientes y que cuánta “cibercondría” podría estar creando Internet al poner al alcance este tipo de información en los buscadores.

Especialistas en diferentes áreas de la medicina han advertido en el pasado que las llamadas cibercondrías podrían provocar una variedad de problemas tanto para los pacientes como para los médicos, desde diagnósticos poco fiables y salas de espera abarrotadas, hasta ansiedad por la salud en aquellas personas que han encontrado información “aterradora” al buscar lo que podría ser la causa de sus síntomas por esta vía.

El estudio: Google podría ayudar a identificar enfermedades graves

Este nuevo estudio, posiblemente el más detallado hasta la fecha sobre el tema de la consulta al “Dr. Google”, halló que tres cuartas partes de los participantes que investigaban los síntomas en línea pudieron identificar la gravedad de una situación y elegir la atención adecuada, refiere el portal Science Focus.

Para averiguarlo, Levine, junto con sus colegas de la Facultad de Medicina de Harvard, pidió a 5,000 personas que leyeran una breve descripción de los síntomas de una persona e imaginaran que un ser querido los estaba experimentando. Posteriormente, se les solicitó proporcionar un diagnóstico basado en la información encontrada, buscaran los síntomas de su caso en línea y diagnosticaran nuevamente.

Las enfermedades descritas eran comunes y variaban en severidad desde virus cotidianos hasta ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, refiere el estudio.

Además de diagnosticar al paciente imaginario, los participantes también tuvieron que decidir qué hacer a continuación, en una escala variable, desde dejar que el problema se resolviera por sí solo hasta llamar al 911. También registraron sus propios niveles de ansiedad.

Los investigadores encontraron que después de investigar los síntomas en línea, la capacidad de los participantes para diagnosticar correctamente al paciente mejoró ligeramente. No hubo cambios en sus recomendaciones de tratamiento ni en la ansiedad que sentían, señala el portal Science Focus.

“Nuestro trabajo sugiere que probablemente esté bien decirles a nuestros pacientes que busquen en Google, dijo Levine. “Esto comienza a formar la base de evidencia de que no hay mucho daño en eso y, de hecho, puede haber algo bueno”.

En esta nota

nueva tecnología prevención de enfermedades

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain