Cómo descubrir la infidelidad de tu pareja

En esta era digital, los correos electrónicos, redes sociales y teléfonos inteligentes son los medios usados por la mayoría de los infieles para engañar a sus parejas

Los dispositivos móviles pueden guardar muchos secretos. / Foto: Way Home Studio - Freepik.

Los dispositivos móviles pueden guardar muchos secretos. / Foto: Way Home Studio - Freepik.

Las redes sociales, los teléfonos inteligentes y correos electrónicos se han convertido en las últimas dos décadas en los medios perfectos para descubrir si una persona es infiel. Tantas historias así lo confirman; mujeres que han descubierto compartir el mismo novio con solo compartir una fotografía del chico por el celular; mensajes de e-mails que nunca se enviaron y fueron leídos por la persona equivocada, así como publicar información de más en las redes sociales.

El portal Inside compartió algunas historias de infidelidad contadas por usuarios del sitio web Reddit, en las que explican cómo atraparon a esos infieles con las manos en la masa; y aunque no hay forma de confirmar que son reales, las contamos un poco por diversión y un poco para conocer cómo descubrir si tu pareja te engaña por estos medios.

Primera historia: Ella me mostró un foto de mi novio

“Al comienzo del año escolar conocí a una que me contó sobre un chico que vivía en otra ciudad y con quien había estado saliendo durante el verano. Ella me dijo su nombre, y casualmente se llamada igual a un chico con el que había salido exactamente al mismo tiempo que ella. ¿Curioso, no? Dos chicas saliendo con una persona con el mismo nombre. Le pregunté si era lindo para que me mostrara una foto. “Resultó que era el mismo; y también descubrimos que estuvo involucrado con otras cuatro chicas, una que vivía en Canadá”.

Segunda historia: Dejó mensajes sin enviar en la carpeta de borradores

“El primer cambio en su comportamiento fue cerrar rápidamente las ventanas del navegador a medida que me acercaba a la pantalla. Recopilé información al leer el historial del navegador. Una vez que encontré algunas señales de alerta, como una dirección de correo electrónico que no reconocí, obtuve más sospechas. Instalé un keylogger en mi computadora y obtuve la información de su nueva cuenta de correo electrónico. “Ella pensó que estaba siendo astuta al no presionar enviar, simplemente compartieron una carpeta de borradores y se dejaron mensajes allí. Los imprimí todos y cuando finalmente estuve listo para confrontarla, le pregunté sobre los correos electrónicos que encontré. Me dijo que eran de su antigua cuenta de la universidad. Salí de la habitación, volví con una carpeta, imprimí todos los correos electrónicos y le pregunté: “¿De verdad?”, y se los tiré sobre la mesa del comedor”.

Tercera historia: Accidentalmente cogí su teléfono

“Trabajaba por las noches y recién le habían embargado su automóvil, así que lo llevaba al trabajo. Un día me presenté en su casa una hora antes de que comenzara su turno y comencé el proceso de despertarlo para que pudiera prepararse para ir. Me senté y cogí mi teléfono. Los mensajes de texto estaban abiertos pero ninguna de las conversaciones me parecía familiar. Me di cuenta de que había tomado su teléfono por error (teníamos exactamente el mismo tipo de dispositivo).

“Encontré una mina de oro de evidencia en sus mensajes de texto. Había estado cortejando a una chica y tratando de convencerla para que se mudara con él… Metí mi tarjeta en su teléfono y copié toda la conversación, luego la transferí a mi teléfono para guardarla en caso de que intentara borrarla y negarla. Luego le envié un mensaje de texto a la chica y le pregunté si sabía que tenía novia. Por supuesto que no. Él había estado jugando con las dos”.

Cuarta historia: Leí sus mensajes de Facebook

“Mis amigos estaban tratando de advertirme, pero como solo eran rumores, fingí que todo estaba bien. Confié tanto en él que tenía la contraseña de su perfil de Facebook, pero nunca le falté el respeto a su privacidad. Cuando los rumores comenzaron a molestarme, inicié sesión en su Facebook y leí los mensajes. No solo supe que me estaba engañando, sino que descubrí que había dejado embarazada a otra chica”.

Quinta historia: La rastreé en la aplicación Find My Friends

“Estábamos pasando por una mala racha que había durado un par de semanas. Sospeché un poco y miré la aplicación Find My Friends. Ella estaba en un lugar del que nunca le había escuchado hablar. Salí temprano del trabajo y manejé hasta allí y esperé. Dos horas más tarde, ella y su jefe salieron de ese lugar besándose y abrazándose. Una llamada telefónica más tarde a su esposa, mi ex fue despedida”.

Sexta historia: Encontré desnudos y una conversación en su viejo teléfono

“Atrapé a mi esposo engañándome hace aproximadamente un año. Se había estado enviando mensajes de texto y desnudos con una chica. Me enteré de todo por accidente. Alguien estaba interesado en comprar su viejo teléfono inteligente en línea, así que cuando revisé el teléfono para asegurarme de que no había información personal en él, encontré las imágenes y los registros de chat”.

En esta nota

infidelidad problemas de pareja

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain