El cuckolding, una nueva tendencia que promueve la infidelidad

Según explican los especialistas, esta práctica no solo se centra en tener sexo con alguien fuera de la relación, sino en contárselo a la pareja

cuckolding

Foto: Freepik

La principal causa de una ruptura en las relaciones de pareja es la infidelidad. Traicionar a la persona que supuestamente se ama, además de ser grave, también es penado de manera legal en algunos países y en la mayoría de las religiones.

A pesar de eso, cierto grupo quiere busca promover y normalizar la infidelidad a través de una tendencia sexual. Se le conoce como ‘cuckolding’, que significa “meter los cuernos”, según reseña el portal Infobae.

Esta modalidad fetichista en sus inicios fue severamente criticada y la representaba un pequeño grupo de practicantes. Pero lo curioso y alarmante es que actualmente muchas personas están comenzando a participar en ella.

¿En qué consiste el cuckolding?

Se trata de que un miembro de la pareja, casada o en una relación estable, tenga encuentros sexuales con un tercero y después deba contarle a su pareja detalladamente lo que hizo.

Lo más impresionante del hecho es que, de acuerdo a quienes lo practican, esto hace que los próximos encuentros sexuales con su pareja sean más excitantes.

cuckolding
Aunque cuckolding significa “meter los cuernos”, la interpretación es que no se trata de una infidelidad, sino un acuerdo. Foto: Freepik

El psiquiatra y sexólogo Walter Ghedin asegura que el cuckolding va aún más allá de un fetiche, donde las parejas se permiten mantener relaciones sexuales con otras personas, pero no se cuentan los detalles.

“En las parejas abiertas es la fantasía la que completa la historia, prescindiendo del relato real”, aclara el experto. Sin embargo, en el cuckolding “el discurso está centrado en cómo fue la experiencia sexual con el tercero, siendo y el relato y la fantasía fuentes de excitación”.

También acota que “el relato entonces se convierte en fetiche. Por supuesto que toda experiencia de este calibre subvierte y cuestiona la monogamia, pero acepta el acuerdo de rememorar el episodio para no caer en la transgresión de un acto infiel”.

Si una pareja practica cuckolding, se supone que no puede sentir celos o hacer reclamos. En este caso, tendría que saber manejar si continuar este fetiche o abandonarlo. La intención es que sus niveles de excitación crezcan, no que traiga problemas.

Los psicólogos tratan de identificar por qué a los hombres les causa placer que su pareja tenga sexo con otra persona, e incluso que les excite saber los detalles. Lo que para muchos podría ser perturbador, para sus practicantes resulta erótico.

cuckolding
La protección es otra “norma” del cuckolding, pues un embarazo o contraer ETS arruinarían la práctica. Foto: Freepik

Una teoría opuesta: ¿Ofrece beneficios?

A pesar de que este fetiche promueve la infidelidad, un estudio hecho por especialistas en sexualidad considera que el cuckolding “puede ser ser una experiencia positiva para muchas parejas”. De acuerdo al sexólogo David Ley, sería apenas un signo de debilidad.

Sin embargo, destacan que es crucial que sientan respeto mutuo y confianza para mantener este tipo de encuentros sexuales con otras personas. Si no lo disfrutan ambos, no tiene sentido alguno lo practiquen.

En general, las personas buscan la manera de eliminar la monotonía en una la relación, por lo que esta y otras prácticas sexuales nuevas representan una alternativa. Por muy descabelladas que parezcan para los más conservadores, están quienes se animan a aventurarse.

En esta nota

infidelidad problemas de pareja sexualidad

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain