Por qué mi hijo no se quiere dormir a su hora

Los especialistas recomiendan a los padres que tienen niños que les cuesta acostarse en las noches a seguir una serie de rutinas que les ayudará a resolver esta situación

La cantidad de horas del sueño dependerá de la edad del niño. / Foto: Freepik.

La cantidad de horas del sueño dependerá de la edad del niño. / Foto: Freepik.

Según el psicólogo clínico Alfonso Bernal del Riesgo, autor del libro Errores en la crianza de los niños, hay padres que cometen muchas equivocaciones al obligar a dormir a sus hijos sin tomar en cuenta una serie de situaciones.

Existen ciertas “reglas” que deben cumplirse para que el niño duerma a su hora y “deje de dar malas noches”, plantea Del Riesgo, al tiempo que admite que este problema puede ser difícil de solucionar, debido a que cada niño es diferente.

¿Cuántas horas y a qué hora de deben dormir los niños?

Del Riesgo plantea en su libro que la cantidad de horas que debe dormir un niño dependerá de su edad, y en cuanto a la hora ideal para acostarse, refiere que será “la del cese de la actividad familiar en la cercanía del niño, lo que debe ocurrir a la misma hora todos los días, más o menos”.

No obstante, ofrece una serie de recomendaciones a los padres para que por fin puedan acabar con esta situación:

a) Acueste a dormir al niño cuando ya haya perdido el interés por continuar despierto.

b) No despabile al niño cuando esté soñoliento.

c) No exite al niño, divierta o regaño antes de ponerlo a dormir.

d) Procure que su hijo se encuentre cómodo al dormir, que no tenga ni calor ni frío, y que su ropa nole moleste.

e) Siempre dele seguridad y afecto a su hijo antes de acostarlo a dormir.

f) Se recomienda poner a dormir al niño siempre en el mismo lugar y en la misma posición, con la misma dinámica en la oscuridad.

g) No bese ni acaricie demasiado al niño antes de dormirlo porque lo puede despabilar.

Posibles causas por las cuales le cuesta dormir a su hijo

Del Riesgo enumera en su libro las siguientes causas por las cuales su hijo posiblemente evita la hora de dormir:

1. Nació con lo que se llama predisposición a la excitabilidad o temperamente nervioso, y los padres, en lugar de calmarlo, lo exitan más.

2. Directa o indirectamente le han metido miedo a irse a dormir, o lo ha cogido de algo o por alguien.

3. Se siente inseguro, desamparado. Su hogar tiene dentro algún factor de rechazo, de no aceptación; de peligro.

4. El niño ha relacionado el dormir a algo desagradable; por ejemplo, dejar de estar al lado del padre o la madre a quienes no ve durante el día.

5. tiene un problema personal. Sí, los niños pueden sufrir de conflictos que desvelan; por ejemplo, las riñas de los padres, que a veces presencian y a veces intuyen o sospechan.

6. La alimentación abundante en azúcares y vitaminas, tomada poco antes de dormir, les impide conciliar el sueño.

7. Causas patológicas, que pueden ser o infecciosas o funcionales como hipertiroidismo.

En esta nota

crianza de los hijos

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain