Por qué nuestros hijos se siguen orinando la cama después de dejar el pañal

Las causas por las cuales los niños todavía se hacen pis en las noches pueden ser principalmente psicológicas o nerviosas según los epecialistas en el tema infantil

Este es un síntoma de alerta intrafamiliar. / Foto: Freepik

Este es un síntoma de alerta intrafamiliar. / Foto: Freepik

El niño se orina no porque tiene flojo el freno de la vejiga, ni porque toma mucha agua de noche; se orina por causas psicológicas o nerviosas”, plantea el psicólogo clínico Alfonso Bernal del Riesgo en su libro Errores en la crianza de los niños.

Y es que según el psicólogo clínico, ningún niño feliz sigue mojando la cama después de los dos años de edad. “El que se orina presenta un síntoma indudable de crianza mala o defectuosa”, advierte.

Asimismo, para llegar a un diagnóstico del por qué un niño se sigue orinando la cama, Del Riesgo hace los siguientes cuestionamientos en su libro:

¿Por qué el niño no se despierta al sentir la vejiga llena?; ¿será que no la siente?; y si no la siente, ¿por qué no siente que tiene la vejiga llena?; Y si siente que tiene la vejiga llena, ¿por qué no se despierta y va al baño o avisa a alguno de sus padres?

Y finaliza con la siguiente interrogante: Y si el niño o la niña siente que tiene la vejiga llena y no quiere avisar a sus padre, ¿por qué no aguanta?

A todos estos cuestionamientos, el especialista en psicología clínica infantil responde lo siguiente, alcanzando un diagnóstico: “los mecanismos inconscientes y semiconscientes de control no han progresado, no han madurado en estos niños. El cuerpo puede tener 4, 8 o más años de edad; pero en esto sigue siendo un bebito”.

¿Y cómo tratamos esta situación?

Para tratar esta situación, Del Riesgo propone tratamiento psicológico tanto para el niño como para su familia; y un “cambio adecuado y total de la crianza”.

La primera y principal causa de enuresis -mojar la cama de manera involuntaria- nocturna se origina en la detención del desarrollo psíquico producida por la crianza errónea”, plantea Del Riesgo.

Al inicio, la enuresis es diagnosticada como una consecuencia del retraso del desarrollo del niño; pero al llegar el infante a los tres años de edad, se suman otros posibles motivos a este como casos de violencia intrafamiliar.

Simplemente, la pequeña víctima de la familia se orina… en su familia. Lo hace porque le piden que no lo haga, por el llamado “espíritu de contradicción”. Y porque ya entiende que no ha de hacer un esfuerzo en beneficio de quienes no lo merecen”, apunta el psicólogo.

En esta nota

crianza de los hijos

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain